Recortes y ajustes: el impacto del FMI en la obra pública

El ajuste de la inversión pública. La obra pública, transferencias a provincias, gasto salarial y los subsidios a las tarifas de servicios, serán los sectores más afectados por acuerdo con el FMI, según el análisis de especialistas de perfil conservador.

En el caso de la inversión en obra pública, un informe del economista Ricardo Carciofi estima cuánto se deberá ajustar en 2018-2020, es decir, mientras dure el acuerdo que el Gobierno suscribió con el FMI para cumplir las exigentes metas fiscales. Y las noticias no son alentadoras.

Afirma Carciofi: “El programa fiscal acordado con el FMI supone un recorte de la inversión pública del Gobierno de 50% por año en términos reales durante el trienio del Stand-By (…) Es más, si se compara el comienzo con el fin del programa, la inversión prevista para 2018 de 2,5% del PIB, incluyendo el Programa de Inversiones Prioritarias (PIP) y la Participación Público Privada (PPP), se reduciría en 2020 a 0,3% del PIB, es decir, 12% del nivel inicial”.

Por otro lado, los economistas Marcelo Capello, Luis Laguinge y Lucía Iglesias del instituto Ieral de la Fundación Mediterránea sostienen que “habría una reducción en término reales de 13 % del gasto público nacional entre 2017 y 2020, ajuste que alcanza al 30% para el promedio de partidas por fuera de las erogaciones previsionales”.

El Gobierno proyecta “más obras”

Consultado sobre el posible impacto negativo del acuerdo con el FMI sobre la Participación Pública privada (PPP), el ministro Guillermo Dietrich confirmó que “no fueron incluidas en las metas del déficit del FMI: es una información falsa y no hay ninguna observación del FMI hacia las PPP”. No obstante, en el memorándum de entendimiento con el FMI se describe en el punto 10 que “las asociaciones de PPP financiadas por el Gobierno serán tratadas como adquisiciones públicas tradicionales”.

El interrogante que queda abierto…

Fuente: El Memorándum con el FMI y el ajuste de la inversión pública / El Economista