Ejes con el FMI: Brecha, tarifas y la actualización de las jubilaciones

Ejes con el FMI: Brecha, tarifas y la actualización de las jubilaciones

Las reuniones entre los enviados del Fondo Monetario Internacional y el Gobierno argentino comenzaron este martes de manera virtual. Pero finalmente Julie Kozack y Luis Cubeddu, los dos técnicos del FMI que encabezan la misión, se acercaron hasta el Ministerio de Economía para el primer encuentro presencial con Martín Guzmán.

Se trató del inicio de una ronda de intercambios que tanto ellos dos como el resto de la comitiva del Fondo (unos seis economistas más) tendrán, además de con Guzmán, con secretarios del Ministerio de Economía, con Miguel Angel Pesce del Banco Central; Mercedes Marcó del Pont, de la AFIP; y con Claudio Moroni, ministro de Trabajo, entre otros.

Tras el encuentro con Guzmán de este martes, del que también participaron el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, y el representante residente en Argentina del organismo, Trevor Alleyne, ambas partes consideraron la reunión como productiva.

La brecha cambiaria preocupa al FMI

Los temas que conformarán la agenda de las casi dos semanas que Kozack y Cubeddu estarán en Buenos Aires incluirán temas complejos: la brecha cambiaria, cuestión que preocupa al FMI; definiciones sobre la actualización de tarifas de servicios públicos desde 2021 y las modificaciones que el Gobierno propone para la actualización de las jubilaciones elaborada por el Frente de Todos y difundida el lunes por la noche.

El programa con el FMI busca además mejorar las expectativas en la economía argentina y actuar de puente tras la relativa calma en el dólar de las últimas semanas hacia una situación más “tranquila”.

El nuevo programa que se firme con el Fondo Monetario Internacional, además de pautar metas fiscales (que implicarán algún ajuste en las cuentas públicas) y monetarias (que se deberán cumplir para conseguir el desembolso y, con esos recursos, repagar el préstamo anterior) establecerán también la necesidad de reformas del tipo más estructural.

Línea de facilidades extendidas

Según los últimos créditos que la Argentina tuvo con el FMI similares al que negocia ahora, denominado “línea de facilidades extendidas”, estas reformas pueden incluir algunas como previsional, tributaria o laboral.

Guzmán anunció el lunes que lo que se negocia es un préstamo de “facilidades extendidas” con el FMI que “da un periodo de repago del capital en cuotas entre el año 4 y medio y el año 10”.

Es decir, con este tipo de programas que la Argentina negocia ahora hay cuestiones a favor, como el hecho de que se gana más tiempo para devolver al FMI el préstamo pero, a su vez, las exigencias desde el organismo suelen ser mayores.

De hecho, dentro de los 21 préstamos que tuvo la Argentina con el Fondo, dos fueron de facilidades extendidas: el pactado en 1992, en plena convertibilidad, momento en el que el Fondo abogó por bajar el déficit fiscal, además de una reforma previsional y otra tributaria.

Luego en 1998, el FMI fue por el lado de “aconsejar” más privatizaciones; una reforma tributaria y la laboral (con la intención de ponerla en práctica en el 2000).

De hecho, la propia descripción hecha por el FMI para este tipo de préstamos menciona que es a más largo plazo para implementar “reformas estructurales profundas y duraderas”.

“Esto va a ser como un matrimonio, va y viene”, dijo una fuente que conoce de cerca las negociaciones actuales con el FMI; en el sentido de que algunas cuestiones cambiaron en los últimos tiempos en el organismo.

EL gobierno espera que el FMI tenga un apostura más conciliadora

En el Gobierno esperan que tras el préstamo que dio el organismo en 2018 a la gestión de Mauricio Macri firmado por US$ 57.000 millones (el mayor de la historia del FMI a un país, dentro de los desembolsables); calificado de “fallido” en más de una oportunidad por funcionarios de Alberto Fernández, el organismo tenga una posición un tanto más conciliadora.

La misión que arrancó este martes promete ser más extensa y profunda que la de octubre. La idea es que de los intercambios emerja el programa que se terminará rubricando y que implicará la refinanciación de los US$ 44.000 millones que se adeudan al organismo.

Concluida esa etapa, en Washington el Directorio Ejecutivo del FMI (el “Board”) tiene que aprobar el préstamo elaborado por el equipo técnico. Y en Argentina el Gobierno enviará al Congreso el plan para obtener el respaldo legislativo.

En los encuentros de estas semanas, Kozack y Cubeddu avanzarán también con la revisión de la economía argentina; que se conoce como el “Artículo IV”; es que para conseguir préstamos de otros organismos internacionales, como el BID y del Banco Mundial, es condición tener cumplido este paso ante el FMI.

Fuente: Clarín