¿Dónde Recomiendan Poner Plata Expertos?

Daniel Vicien, director Comercial de FCI de Balanz, le indica a este medio que se están realizando en este momento “muchas operaciones de Cedear… 

La compleja situación económica por el coronavirus, la ascenso del dólar crediticio y las incertidumbres que se abren a futuro respecto a cómo se terminará resolviendo el cuota de la deuda argentina, generan que muchos ahorristas rearmen sus carteras de inversión en bonos y acciones en la Bolsa de Comercio en “modo conservador”.

Un claro ejemplo que indica de que existen atractivas ganancias en medio de la crisis económica generada por el Covid-19 y la error de acuerdo con los acreedores, es que durante mayo el índice Merval de acciones líderes de Buenos Aires llegó a prosperar hasta 27% en el mes. Incluso, algunos papeles acumularon aumentos de hasta 55% en la primera quincena.

En definitiva, en la City hay esperanzas que al final del camino se logre montar a un entendimiento en la renegociación de la deuda y por eso se considera que existen atractivas oportunidades de inversión, pese a todo lo malo que aparenta este tiempo de pandemia y el sobrevenir corto ahora tecnicamente un default selectivo.

“Si aceptablemente la resolución de la reestructuración de la deuda no resolverá inmediatamente los desafíos del país, para retornar al crecimiento tras el daño causado sobre la caudal por la crisis del Covid-19, entendemos que sí ayudará a que las bases para iniciar ese camino sean sustancialmente mejores”, resume a iProfesional Ignacio Abuchdid, director de Invertir en Bolsa (IEB).

Y anticipa: “Es por eso que, de reestructurarse la deuda, el mercado buscaría adelantarse y los precios de los activos argentinos tendrían un subida importante”. Antes de profundizar sobre cuáles son estas alternativas puntuales de inversión, primero se detallarán cuáles son los tipos de herramientas disponibles a las que se puede comparecer para destinar determinado hacienda.

Entre las distintas clases de activos que se muestran como seductores para realizar una inversión, Abuchdid destaca las siguientes opciones:

Dólar “bolsa” y contado con liqui
El tipo de cambio de Contado con Liquidación (CCL), que es el dólar que se puede comprar de forma constitucional adquiriendo una obra o bono que cotiza en pesos y incluso en dólares, es una inversión que tuvo una una dinámica subido en el zaguero mes, impulsado por el deterioro de la situación patrimonial del Banco Central.

“Esto fue producto de la política monetaria expansiva realizada por la autoridad monetaria para calmar los mercancía adversos sobre la caudal del combate contra el coronavirus”, detalla Abuchdid.

A esto se sumó la incertidumbre respecto a la resolución de la deuda que generó una dolarización, que “refleja desconfianza y ubica al Conta con Liqui por encima del tipo de cambio de convertibilidad“, completa el experimentado en inversiones.

“Una reestructuración exitosa despejaría algunas dudas en el devenir argentino permitiendo un nivel de confianza decano. De esta modo, esperamos que el tipo de cambio de Contado con Liquidación se ubique entre el tipo de cambio de convertibilidad y un nivel inferior que refleje recuperación en la confianza. A precios de hoy, serían niveles entre 107 y 100 pesos por dólar”, describe Abuchdid.

Se pueden comprar dólares en la Bolsa de Comercio mediante negocio y traspaso de acciones y bonos
Renta Fija en pesos
La renta fija es la inversión en bonos (o títulos públicos) que rinde una beneficio determinada a cierto plazo preestablecido, y en este caso es la realizada en papeles nominados en pesos.

“Gracias al buen trabajo de la Secretaría de Finanzas con canjes exitosos, nuevos instrumentos como las Lebads y cuota de los vencimientos, la curva de deuda en pesos se encuentra en una situación más normalizada”, reflexiona Abuchdid.

El acuerdo de la deuda externa con los acreedores tendría un doble huella positivo sobre este “asset class“, afirman los expertos consultados. El primero de ellos sería la apreciación del peso descripta anteriormente. El segundo, la descenso del peligro país, que haría aumentar su precio.

Renta Fija en dólares
En cuanto a los bonos en dólares como inversión, la propuesta del Gobierno proponía una quita de más del 60%, “mientras que, según trascendidos, los acreedores habían presentado una propuesta con quita del 35% a principios de abril. La distancia entre los dos es amplia, pero no insalvable”, alerta Abuchdid.

Y pronostica: “Creemos que un arreglo con una quita del 50% sería probable. En este sentido, desarrollamos un deporte de contraoferta donde se obtiene este nivel de quita. En el mismo se establece el cuota de los intereses corridos de los bonos a canjear, se descenso el período de ocurrencia a dos abriles realizando un cuota simbólico el tercer año. Además, se sube 1% el cupón y se descenso en 5% las quitas de hacienda de la propuesta innovador”.

Por lo tanto, este inversor dilación que se produzca una suba de los bonos en dólares, que rondaría entre 30% y 70% de acuerdo a cada bono y a la tasa de descuento que coticen el día posteriormente del acuerdo.

Inversiones para hacer foco
A la hora de planificar la inversión entre las herramientas mencionadas antaño, existen distintas alternativas para combinar diferentes tipos de papeles.

“Creemos que hay dos tipos de inversores que están mirando activos, o al menos deberían hacerlo”, menciona a iProfesional Cristian Brau, Head Portfolio Mánager de Grupo SBS.

En primer área, cita a los inversores con negocios pesificados y con un horizonte de tiempo amplio que busquen proteger el valía de hacienda por fuera de las opciones CER, es proponer, las que siguen a la inflación.

En segundo área, nombra a los inversores con posiciones de deuda locorregional en dólares en sus carteras y que aspiren a maximizar el recupero de sus pérdidas.

“En los dos casos se repite que se tráfico de inversores que ya están expuestos al peligro argentino y que por su naturaleza tienen un horizonte de inversión que, como imperceptible, no es corto”, detalla Brau.

En este contexto, ejemplifica que “hay espacio para hacer equity no porque el S&P Merval valga menos que la cuarta parte de Mercado Libre, o porque estén en mínimos de los últimos 16 abriles”.

Sino que afirma que es atractivo volver ya que existen oportunidades porque al comparar valuaciones con hojas de movimiento “empezamos a encontrar anomalías, datos que no suelen estar presente ni en Argentina. Nos encontramos que hay bancos en los cuales la valuación de los metros cuadrados de sus torres y sucursales explican el 30% del market cap o compañías cuyas inversiones vinculadas valen más que el market cap propio”, alerta Brau.

En otras palabras, afirma que “hay valía” en acciones en tanto que se aplique un detallado prospección de los balances y negocios de las compañías para que, una vez identificadas estas anomalías que sirvan de áncora, recién ahí se puede aplicar un enfoque más tradicional de decorado.

“Como consecuencia de esto, en el SBS Acciones FCI estamos tomando desvíos agresivos sobre el benchmark, priorizando hojas de balances que muestren estas ´anclas´”, que son el valía de activos fijos, inventarios, inversiones vinculadas, metros cuadrados y activos disponibles para la traspaso, entre otros aspectos, comenta Brau.

Por lo tanto, estos activos seleccionados soportan el decano abano posible de senderos macroeconómicos.

En tanto, por el banda de Flavia Matsuda, coordinadora de Research de InvertirOnline, sostiene que identifican dos drivers principales que están marcando el ritmo del mercado argentino.

“Por un banda, la negociación de la deuda; y por el otro, el confinamiento y sus consecuencias en la caída en la actividad económica. Los dos repercuten en un incremento en el peligro y volatilidad de los activos. Por eso, más allá de los diferentes perfiles y apetito o inquina al peligro, recomendamos tomar posiciones defensivas”, recomienda delante la consulta de iProfesional.

Cedears
En este decorado, sostiene el doble en el mercado que el activo de resguardo de valía por excelencia es el oro. Pero aclara que para aquellos que realicen una inversión en la plaza locorregional, “no hay un utensilio que permita volver directamente en este metal precioso”.

Por eso, Matsuda afirma que la alternativa son los Cedears, que son certificados de depósito que representan acciones cotizantes en otros mercados, como por ejemplo los de Nueva York.

“De esta forma, el inversor puede comprar acciones de empresas mineras como Barrick Gold (GOLD). Cabe aclarar que, si aceptablemente el precio de la obra tiene una entrada correlación con el oro, se encuentra sujeta a un peligro decano ya que existen conflictos únicos inherentes a la compañía”, afirma el experimentado de InvertirOnline.

Y acota: “También hay que mencionar que los Cedears deben gran parte de su valía a la cotización del dólar contado con ganga. Por este motivo, constituyen una forma de cobertura frente a la depreciación de la moneda locorregional”.

El masa operado de los Cedears se ha incrementado notablemente en los últimos meses. Es que a través de estos es posible volver en compañías reconocidas mundialmente como Walmart (WMT), Microsoft (MSFT), Amazon (AMZN) o Netflix (NFLX), por citar algunas.

“Estos últimos han mostrado una buena performance en tiempos de cuarentena, pero debe tenerse en cuenta que implican mayores riesgos que una inversión en oro“, alerta Matsuda.

Para aquellos inversores agresivos, “sólo los agresivos” remarca esta analista, es posible posicionar una pequeña parte del portafolio en activos argentinos.

Por zaguero, “sugerimos ayudar una porción de la cartera líquida en moneda dura, hasta que el horizonte se aclare”, indica Matsuda. En este caso, los intereses otorgados por esos dólares no invertidos, se ubican en una tasa de 0,5% anual aproximadamente. Bonos para volver
En cuanto a los papeles específicos que están recomendando los analistas consultados por iProfesional para hacer una buena inversión, las respuestas giran en torno a opciones conservadoras en bonos y acciones.

En este sentido, Daniel Vicien, director Comercial de FCI de Balanz, le indica a este medio que se están realizando en este momento “muchas operaciones de Cedear, pero incluso de dólar MEP, fondos de money market para tener solvencia, poco de bonos e inversiones en el exógeno”.

Y agrega: “Las empresas apuntan a tener solvencia, para ayudar los pesos invertidos en fondos de T+0”.

Asimismo, completa que se están efectuando inversiones mayormente dolarizadas y,” dependiendo del horizonte de inversión y perfil de peligro, los Cedears, o sea comprar en pesos acciones que cotizan en el NYSE, y bonos corporativos de excelente calidad”.

En tanto, Gustavo Neffa, analista de Research For Traders, dice a iProfesional que la organización apunta a los bonos soberanos en dólares, que “mejoraron en las últimas ruedas frente a las expectativas de un arreglo en torno a la deuda, pero siguen dependiendo de una audacia política de querer pactar o no con los acreedores y no forman parte de nuestra organización de inversión“.

En ese sentido, dice que sus recomendaciones siguen sostenidas en bonos en pesos a corto plazo, como el TJ20, y con un poco más de duration el TC21 (ajusta por CER), el TB21 (Badlar) y TX21 (CER) y Letras reperfiladas.

“Honradas las Lecaps que fueron venciendo en el camino, hay que inquirir estirar vencimientos: julio, agosto y octubre, con paridades de 94%, 92% y 85%, respectivamente”, resume Neffa.

También indica que se emitieron recientemente algunas ONs Dollar Linked y “otras más provendrán para cubrirse del tipo de cambio. Allí nos gustan las recientes emisiones de Pan American Energy a 18 meses e IRSA, incluso de descenso duration”, completa.Asimismo, en dólares prefiere los bonos cortos de Ciudad de Buenos Aires, o aceptablemente algunos corporativos de “Panamerican 2021 o Tecpetrol 2022, entre otros”.

Por su parte, Abuchdid dice que delante esta descenso de peligro, los bonos más largos como el Discount en pesos y TX24 serían aquellos con “decano upside esperado”. “También vemos valía en bonos Badlar como el PBA25 y PBY22. Esperamos que este movimiento se refleje en ganancias entre 10% y 35%, dependiendo del bono escogido”, subraya.

Perspectivas para acciones
La inversión en acciones de empresas suele estar más vinculado con el nivel de actividad de la caudal, pero incluso correlaciona fuertemente con el peligro país, ya que cuando este indicador sube, las acciones bajan. Y al contrario.

“Consideramos que una posibilidad del problema de la deuda que haga descender el peligro país a los 1.000 puntos, impulsaría al índice accionario a los 500 dólares (hoy se ubica en un nivel de 320 dólares) como primer objetivo, ya que el promedio histórico frente al peligro país (embi) es entre u$s1.500 y u$s800?, pronostica a iProfesional Abuchdid.

Y, como segundo objetivo, enfatiza que el índice crediticio podría montar a prosperar hasta los 800 dólares “si las perspectivas mejoran”.

En breviario, para este experimentado los activos financieros argentinos están “delante un evento binario, otorgando grandes oportunidades en caso de éxito, pero asumiendo riesgos considerables“.

Es por eso que, “a través de informes y comunicaciones directas con nuestros clientes, estamos preparando sus carteras de acuerdo al perfil de inversión de cada uno de ellos”, finaliza.

Acciones con potencial
Para aquellos inversores con un horizonte amplio y un perfil de peligro adecuado, los analistas recomiendan algunas acciones.

“Un Merval debajo de 300 dólares sirvió como punto de entrada para muchos inversores. Habrá que concentrarse en empresas con flujos de caja interesantes como Telecom o TGS, pero monitoreando la intervención estatal en el mercado de cambios y sus nuevas regulaciones. Así como el incremento de la demanda en un entorno de recesión, que estimamos en 7% de caída del PBI para este año y 45% de inflación”, sintetiza Neffa.

Y acota que la cobertura frente al tipo de cambio deberá provenir del banda de los Cedears, donde prefiere a Amazon, Facebook, Barrick Gold y Coca Cola. “Todas con mucha solvencia”, completa.

Por su banda, Vicien propone tanto en Argentina como en el exógeno comprar acciones de aquellas empresas con un “económic moat, como dice Warren Buffet“. Es proponer, papeles de empresas con ventajas competitivas en industrias ganadoras, como tecnológicas, ecommerce, laboratorios, oro, redes sociales y medios de cuota.

Finalmente, Abuchdid se inclina en que “los bancos tienen decano beta contra el índice, con lo cuál serían los que mejores rendimientos obtengan. También recomendamos las acciones de BYMA, una compañía con un movimiento muy sólido, que encima aumentaría sus ingresos delante una reestructuración exitosa, que devuelva atractivo al mercado de títulos argentino”.-

Fuente: Noticias Paraná