Dolarización electoral. Más de un millón de personas compraron divisas

El dato surge de las estadísticas cambiarias de abril, que dejaron a la vista un aumento del 18% en la cantidad de personas que compraron dólares (de 920.000, en marzo, a 1.090.000, durante el mes pasado), que derivó a su vez en un aumento del 30% en los montos totales netos demandados, que escalaron hasta los US$1500 millones.

Se trata de la mayor afluencia de compradores desde enero (mes muy influido por la demanda para turismo en el exterior) o desde octubre pasado, cuando apenas comenzaba a quedar atrás la última parte de la corrida cambiaria de 2018.

Supone, además, casi 300.000 individuos compradores más que durante abril de 2018, el mes que marcó el inicio de la corrida.

Claro que, dado que los 830.000 compradores de aquel mes pagaron el billete a $20,50 promedio, 55% menos que lo que debieron pagarlo los que compraron el mes pasado, el monto total bruto demandado cayó de US$2736 millones a US$1664 millones.

Para los analistas los datos confirman que la denominada dolarización electoral se adelantó pese a la fuerte restricción monetaria que lleva adelante el BCRA, y apunta, entre otras cosas, a mantener acotada la demanda por parte de individuos que, ya en lo que va del año, compraron US$3996 millones.

Nuevos desafíos

Esta reacción de los ahorristas e inversores particulares (la compra promedio de abril fue de US$1568, es decir, invirtiendo unos $70.500) era esperada de junio en adelante, dado que los plazos más calientes del calendario electoral coincidían con el inicio de la merma en la oferta de divisas proveniente de la liquidación de la cosecha gruesa.

“Se irán planteando nuevos desafíos en materia cambiaria, principalmente en el tercer y cuarto trimestre. No será fácil mantener un equilibrio cuando la tendencia a la dolarización podría acelerarse”, espera por caso la consultora Quantum Finanzas, que dirige el economista Daniel Marx.

El alza del billete y el mayor ruido político impulsaron la demanda El alza del billete y el mayor ruido político impulsaron la demanda Crédito: DPA

Otra señal de regreso de la dolarización es la retracción del 7,3% que se registró en la cantidad de personas que vendieron dólares: bajaron de 695.000 a 645.000, aunque las ventas brutas totales se mantuvieron cerca de los US$600 millones (US$594 millones).

Esto estaría marcando un renacer de la tentación por retener las divisas, ya sea por temor a malvenderlas o para evitar o retrasar el pase a pesos, dadas la erosión que sufre la moneda nacional y la elevada y sostenida inflación.

Desde el BCRA no esperan un escenario de tensión, dado que el poder de compra de dólares por parte del público ahora es menor. Según sus estimaciones, las familias ya han pasado a moneda extranjera un 93% de su riqueza, lo que supera en unos 10 puntos el nivel de dolarización promedio que tenían a comienzos de 2018.

El balance cambiario de abril dejó además el cuarto saldo consecutivo favorable en la cuenta corriente (U$S219 millones), aunque básicamente logrado por caída drástica de las importaciones. Pero ese aporte se diluye frente a una salida para formación de activos externos que alcanzó los US$2341 millones, lo que supone el mayor monto desde agosto de 2018.

LA NACIÓN