Dólar y precios congelados la receta de las góndolas vacías

Dólar y precios congelados la receta de las góndolas vacías

Dólar y precios congelados la receta de las góndolas vacías. Al ver el salto del dólar muchos adelantaron la compra del mes. Pero hallan menos marcas y escasez de productos.

La incertidumbre, la crisis y el dólar incontrolable comienzan a reflejarse en las góndolas de algunos supermercados. Se realizó una recorrida por locales de Capital y Provincia: detectó que faltan productos y que la reposición empieza ralentizarse. Por ahora, según aclaran desde las mismas cadenas, la escasez no es grave.

En una de las mayores cadenas de supermercados del país le contaron que “efectivamente, hay una caída en los niveles de abastecimiento”. “No lo vinculamos a la suba del blue, sino a los efectos del congelamiento de precios vigente desde marzo. Esto viene de los últimos dos meses, y tendió a agravarse”, dijeron.

“Los proveedores -explicaron- pretenden constantemente aumentar los precios, y nosotros no lo aceptamos. Nuestros precios se declaran cada mañana a la Secretaría de Comercio y, si los subiéramos sin autorización, nos sancionarían. Pero los autoservicios, supermercados chinos, almacenes y demás competidores, que explican el 70% del consumo masivo en el país, no están sometidos a tanto control ni tienen espalda para resistir los intentos de incrementar precios de sus proveedores”.

¿Cuál es el efecto? Según cuentan en esa cadena, “los proveedores, por un lado, cuotificaron las entregas a las grandes cadenas para priorizar el abastecimiento de los canales en los que pueden colocar la mercadería a un valor más alto; y por otro lado, hubo proveedores Pyme que suspendieron las entregas porque ya no le resulta rentable vendernos al precio que podemos aceptarles”.

Desde el sector admiten que por momentos se pueden producir quiebres de stock y faltantes

Así, desde el sector admiten que por momentos se pueden producir quiebres de stock y faltantes. Y cuentan que, para evitar los huecos en las góndolas, están constantemente “estirando” a lo largo de los estantes la mercadería que tienen en stock, a la vez que recurren a nuevos proveedores, lo que genera que la gente encuentre marcas que no conocía.

Yolanda Durán, presidenta de la cámara de supermercados chinos Cedeapsa, comentó que también en su sector el abastecimiento está resentido. Advirtió, de hecho, que desde jueves dejaron de recibir de sus proveedores productos básicos como aceite, harina, azúcar, arroz.

“Es en esas categorías donde más se siente. No los quieren entregar, quizás por la incertidumbre sobre el precio del dólar”, protesta. Y cuenta que, aunque se supone que los precios están congelados, en lo que va de la cuarentena sus proveedores los aumentaron más de un 30%. “Si vos querés comprar según los precios máximos, no te venden. Pasan los aumentos y, si no los trasladás, trabajás sin rentabilidad”, sumó.

Por su parte, Víctor Palpacelli, presidente de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), también se mostró preocupado por la situación y dijo: “Las empresas nos están entregando la mercadería en forma cuotificada o algunas directamente han dejado de entregar si nos negamos a aceptar aumentos superiores a los autorizados por el Gobierno”. “El último aumento autorizado -agregó- rondó el 4%, pero las empresas insisten en que no alcanza. Y la gran mayoría no está cumpliendo: el 80% pretende que aceptemos valores que superan esa pauta y

Desde el jueves que no estamos recibiendo aceite, harina, azúcar y arroz, entre otros”. Yolanda Durán

Presidenta de la cámara de supermercados chinos Cedeapsa

Faltan harinas y todo tipo de galletas. Nos entregan el 50%. En aceite no hay surtido”. Víctor Palpacelli

Pte. de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios algunas han pasado aumentos incluso mayores al 15%”.

Palpacelli dice que esto se nota en las góndolas: “En aceites no hay faltante por ahora, pero desapareció el surtido. Algunas harinas sí están faltando. También galletas de todo tipo: muchos proveedores las entregan al 50%. Arroz directamente no estamos recibiendo. Los huecos en la góndola quizás no se ven tanto, pero es porque los estamos disimulando. El surtido claramente se ha resentido.”

En la recorrida se vio que había faltantes en algunos productos, pero se notó sobre todo en bebidas, enlatados, harinas, yerbas, productos de cocina y de limpieza y también arroz, fideos y galletitas.

Fuente: Clarín