Dispositivos inalámbricos de cobro. Al alcance de todos

Dispositivos inalámbricos de cobro. Al alcance de todos

Ideales para cobrar trabajos a domicilios y en la calle, las terminales de pago móvil (mPOS) se vinculan con el teléfono a través de Bluetooth. Y desde la app se puede monitorear la cuenta.

El aislamiento, el temor a la propagación y todo aquello que rodea a la pandemia, sirvió como un catalizador para acelerar los pagos digitales en la Argentina. Según las estimaciones, este cambio de comportamiento que normalmente hubiera demorado 5 años en ser adoptado, se activó en apenas unos meses.

Así, tras el éxito de las billeteras virtuales –que permiten hacer compras digitales o presenciales sin brindar datos personales o PIN identificatorio- el siguiente nudo de la soga son los terminales de pago móvil (mPOS).

Estos dispositivos inalámbricos se vinculan con el teléfono a través de Bluetooth y una vez alineados, el proceso de compra se gestiona desde la aplicación gratuita que está asociada a la cuenta.

Todos pueden operar con tarjeta de crédito, débito o prepago, ya sean contactless -las que se apoyan sobre la terminal- con chip o banda magnética. También, admiten cobros en forma remota con un link de pago enviado por redes sociales o WhatsApp.

La ganancia para los profesionales independientes, cuentapropistas o pequeños comercios es que, sin grandes inversiones, pueden acceder a un dispositivo compacto, cómodo de transportar y donde cada operación está asegurada.

Así, el gasista que termina de efectuar una instalación en un domicilio, no tiene que preocuparse de resguardar su dinero, ni tampoco el cliente necesita contar con una gran suma de efectivo para saldar la deuda.

Este servicio lo ofrecen fintech como Mercado Pago o Ualá y algunas entidades financieras como Santander o Tarjeta Naranja, que buscan evitar la dispersión del efectivo.

Muchos de esto mPOS son plataformas abiertas, por lo que no es necesario ser cliente de la entidad. El único requisito es tener una cuenta digital gratuita, que ya viene incluida en el combo y se utiliza para administrar los ingresos.

La otra ventaja es que se abre una puerta a funcionalidades de uso cotidiano como el pago de servicios, las recargas de tarjetas de transporte y de crédito en el celular, más la posibilidad de préstamos o financiación.

Desde hace un tiempo, las fintech con Mercado Pago a la cabeza, comenzaron a incursionar en el rubro de los adquirientes de pago, un nicho que hasta 2019 estaba reservado a unos pocos competidores.

La adquirencia es el nombre que recibe este negocio que brinda a los comercios la posibilidad de recibir y procesar los pagos con tarjetas u otros medios electrónicos.

En este sentido, las Transferencias 3.0, que comenzaron en diciembre aunque todavía necesita seguir expandiendo sus bordes, son una iniciativa del Banco Central (BCRA) para impulsar los pagos digitales y promover una mayor inclusión financiera en el país.

A raíz de la pandemia y el aislamiento, un 62% de los argentinos manifestó haber aumentado el uso de pagos digitales y un 40% experimentó un nuevo tipo de pago, ya sea sin contacto o digital. Ese mismo estudio de Kantar para Mastercard indica que una mayoría (56%) considera que en 2030 ya no existirán los pagos en efectivo.

“La pandemia demostró lo que nosotros venimos empujando desde nuestro nacimiento: el futuro es mobile. Cada vez más las personas buscan resolver sus necesidades desde el celular, en pocos clicks y a bajo costo”, comentó Andrea Arrébola, gerente de medios de pago de Ualá.

Uno por uno

Por el aumento de la competencia, muchos bonifican el costo mensual del aparato y las comisiones por cada operación son cada vez más baja. Mientras algunas garantizan la acreditación inmediata del dinero, otras no cobran comisión después de los 60 días.

Mercado Pago.

Tiene varios modelos de este hardware. El lanzamiento más reciente es Point Smart, una terminal con pantalla táctil, similar a un smartphone, con sistema operativo Android que puede recibir actualizaciones y nuevas funcionalidades.

Además, viene con una batería de larga duración, un plan gratuito de datos 4G y conexión Wi-Fi. Está pensado para grandes negocios y acepta todas las tecnologías de cobro. No tienen costo de alquiler mensual, ni gastos administrativos. Su precio es de $ 3.999.

El modelo más básico es el Point Bluetooth, un lector de tarjetas ideal para quienes trabajan en la calle. Se puede obtener a $189.

La compañía tiene un mecanismo de precios por el que el comerciante paga menos comisión si se amplía el plazo de acreditación de los fondos. A tal punto que no cobra un centavo al cabo de los 60 días.

Mientras que la comisión con débito, con acreditación inmediata, es el 3,29% de cada operación. En cambio, con tarjeta de crédito, sin esperas, sube a 5,79% y con un aplazamiento de 30 días, baja a 1,79%.

Naranja X. Toque

Su POS móvil, permite cobrar con todos los plásticos y está integrado a la cuenta virtual gratuita de Naranja X, con la posibilidad de acreditar los fondos de forma inmediata en todas las ventas.

Durante el primer mes de uso no se cobran comisiones para todas aquellas ventas realizadas con contactless. Toque no tiene un costo de apertura ni de mantenimiento mensual. El precio del lector es de $ 299. Incluye el soporte, la tarjeta Visa Internacional prepaga y todo el material visual para promocionar el local.

Así, con tarjeta de débito, la comisión por acreditación inmediata es de 3,98%. Es decir, si uno cobra mil pesos, recibe en mano $ 962. Mientras que, para el plástico de crédito, es del 7%, aunque si se uno espera 14 días, es del 4,10% y en dos meses, no tiene cargo.

Ualá.

Este mPOS portátil no tiene costo para quienes lo usen, ya que el valor de $ 990 que figura en la etiqueta se devuelve en las comisiones durante los primeros tres meses de uso.

Las comisiones son de 4,4% para tarjetas de crédito y prepagas y de 2,4% en caso de débito. Con el link de pagos, es de 4,4% para cualquier operación. En ambos métodos de cobro y con cualquier medio de pago, el vendedor recibe el dinero instantáneamente.

Santander.

Con Getnet el banco pone un pie en el mundo de la adquirencia para permitir que tanto comercios, como profesionales y personal de servicio realicen cobros con plásticos.

Una de las características de este modelo es que permite financiar al comprador en varias cuotas que pueden o no tener recargo, si el vendedor decide asumir el cargo. El incremento en el caso de 3 cuotas es de 2,44%, para 6 toca los 4,75% y en 10 salta a 10,32%.

Para las tarjetas de débito, el porcentaje para dos días hábiles es de 2,99%. Para crédito, si uno recibe el dinero en dos días, paga 4,99%, a los diez días 2,99% y a los 35 no paga nada.

Fuente: Clarín