Deuda: Fernández pide “más plazos y contención”

“No le estamos pidiendo una quita de la deuda al FMI, pero sí más plazos y contención para que la economía pueda crecer. Pretendo alcanzar un diálogo sensato con el Fondo”, señaló ayer el presidente Alberto Fernández en una entrevista con Radio Rivadavia. “El gran sistema financiero alguna vez tiene que tener algo para Argentina. Estoy esperando que lo hagan. Si no, tendré que dar instrucciones al Banco Central”, agregó el mandatario sobre la necesidad de recuperar el crédito para reactivar el aparato productivo.

Este pedido al FMI, no obstante, según Fernández, no se contradice con la apelación de la vicepresidenta Cristina Kirchner a que el organismo de crédito le conceda una quita a Argentina. “Fue coherente”, sostuvo, para dejar atrás los rumores de tensión sobre las miradas diferentes del tema. En ese sentido, Fernández utilizó el mismo argumento que su compañera de fórmula: que en su Carta Orgánica la entidad prohíbe financiar corridas bancarias, algo que “se hizo” durante el anterior gobierno de Mauricio Macri.Fernández aseguró que, en esta primera etapa, el Gobierno está “tranquilizando la economía, como le gusta decir al ministro” de Economía, Martín Guzmán, y aseguró que el funcionario “habló con la verdad” en la exposición que realizó ayer en el Congreso. “Eso es lo que hacíamos con Néstor (Kirchner) sobre los temas de la deuda. Siempre creímos que el Congreso debe estar enterado de todas las negociaciones. Así lo hicimos cuando con (Roberto) Lavagna (exministro de Economía) presentamos una propuesta a los bonistas y así se hizo en el gobierno de Cristina”, indicó sobre las renegociaciones que se llevaron a cabo en 2005 y 2010.

El Presidente advirtió que Macri “dejó al país en un default técnico, y por eso tuvo que ir a un reperfilamiento” de la deuda y que ahora su gobierno “quiere un nuevo tratamiento” de los compromisos externos. “Hace años que estamos en recesión. Tenemos caídas en el consumo, la producción y la actividad industrial. Necesitamos tiempo para recuperarnos y poder pagar. Vamos a cumplir con lo que hemos dicho en campaña: le vamos a prestar mayor atención a los que menos tienen”, subrayó en la extensa entrevista.

Fernández también se refirió a las supuestas tensiones en el frente interno por la prisión de funcionarios del gobierno del Frente para la Victoria durante los últimos años. Aseguró que “detesta el discurso único” dentro de un gobierno, pero aclaró que en el suyo “el que decide” es él. “La verdad que no tengo ninguna diferencia con ningún ministro”, sentenció. Y reiteró que “el concepto de preso político es un preso detenido por el poder político”, algo que a su entender no existe en el país.

En tanto, volvió a afirmar que su relación con la vicepresidenta pasa por un buen momento. “Estuve diez años distanciado y estoy tan feliz de volver a reunirme. Además, ¿cómo me voy a privar yo de esa experiencia?”. “El día que me esté quedando sin tinta, Cristina me va a alcanzar un cartucho”, bromeó el Presidente.

Fuente: El Economista