Desalentador pronostico de la Cepal para América Latina

Las decisiones de los próximos seis meses serán claves para la economía de la región. El organismo de la ONU estima que se cerrarán 2,7 millones de empresas y se perderán al menos 8,5 millones de empleos

La pandemia de covid-19 dejará una factura grave en la economía latinoamericana, con más de 2,7 millones de empresas cerradas y la pérdida de 8,5 millones de empleos en los próximos seis meses, que afectará a las micro y pequeñas empresas.

Así lo consigna un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (Cepal), presentado ayer por su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe es el organismo dependiente de la Organización de Naciones Unidas responsable de promover el desarrollo económico y social de la región. El organismo, con sede en Santiago de Chile, indicó que las micro y pequeñas empresas serán las más afectadas por este duro golpe.

Las previsiones para las microempresas apuntan al cierre de 2,6 millones establecimientos y la pérdida de 6,8 millones de empleos. Además, las proyecciones indican que cerrarán cerca de 98.000 empresas pequeñas, con la pérdida de 1,5 millones de puestos de trabajo. Los pronósticos también apuntan al cierre de 5.943 empresas medianas, con la pérdida de 390.155 empleos; y el cierre de 406 empresas grandes que conllevaría la pérdida de 231.724 trabajos.

Por sectores, los más afectados han sido aquellos que requieren un contacto físico más intensivo, como es el caso del turismo, hoteles y restaurantes, industria cultural, comercio, reparación de bienes o la moda. En el caso de estos sectores, el impacto del empleo podría conllevar a una pérdida de hasta el 34,2%.

La Cepal evalúa que el comercio perderá 1,4 millones de empresas y 4 millones de empleos. El turismo, uno de los sectores más golpeados por la crisis, cerrará 290.000 empresas y perderá un millón de trabajos.

Otros sectores que han sufrido un impacto significativo son la minería, los servicios empresariales, la industria química, la electrónica o la electricidad, gas y agua, en los que se podría observar una pérdida del empleo del 47,6%.

El informe explica que la crisis también ha golpeado de manera severa a aquellos sectores industriales con mayor dinamismo tecnológico y ha avisado que la pandemia profundizará sus problemas estructurales. Bárcena advierte que esto produce una elevada probabilidad de un cambio estructural regresivo con reprimarización, lo que supone la pérdida del valor agregado.

Con respecto al despliegue de medidas de crédito por parte de las autoridades, la secretaria ejecutiva destaca el 11,5% del PIB desplegado por Chile, el 8% de Colombia o el 7,6% de Perú.

Bárcena afirma que las medidas anunciadas son insuficientes, ya que suponen que las empresas generarán “utilidades” o beneficios con las que devolverían los créditos y pagarían los impuestos diferidos y otras deudas, lo que implica que las perspectivas económicas se tornarán lentas, con un plazo de al menos dos años para la recuperación.

Desde la Cepal proponen cuatro medidas concretas para aliviar el impacto de la crisis económica en la región, que son las extensión de los plazos de medidas de apoyo a liquidez y el acceso al crédito, el cofinanciamiento a las nóminas salariales, las transferencias en efectivo a trabajadores autónomos y el apoyo financiero a las empresas de todo tamaño.

Fuente: DPA