Cuentas claras: menos impuestos, menos costos

La reforma tributaria que entró en vigencia el año pasado permite deducir del impuesto a las ganancias todos los costos financieros asociados a inversiones personales, entre otros, intereses, comisiones y honorarios.

¿Qué significa esto? Que si están claramente explicitados -y no ocultos- el inversor argentino puede descontarlos/deducirlos de las ganancias personales* generadas durante el año y, de esta forma, pagar menos impuestos.

El problema es que normalmente las entidades financieras locales y del exterior ocultan estos costos y comisiones de varias formas. Otros costos que no pueden deducirse son los que cobran los fondos de inversión, ya que la renta que le brindan al inversor es neta de los mismos.

De acuerdo a la prensa especializada, los inversores que manejan su dinero con bancas privadas y brokers tradicionales pagan un promedio del 1,92% anual del monto de sus activos en costos y comisiones.

Si los mismos estuviesen claramente explicitados, podrían deducirse del 35% del impuesto a las ganancias, y su incidencia bajaría al 1,25% anual (1,92% x 0,65).

No caben dudas de que tener las cuentas claras con tu asesor financiero te lleva a ahorrar mucho dinero.