Cuál es el valor de equilibrio para el dólar

Nadie sabe cuál es el valor justo para el dólar respecto del peso.

El viernes fue un día de nervios, especialmente cuando el dólar tocó lo que los especialistas marcaron inmediatamente “un nuevo récord intradiario” al alvanzar los $24,24; tras cartón el Central salió a vender u$s 1.102 millones según confirmaron fuentes oficiales y así logró bajar la divisa en el precio que finalmente cerró en la citi porteña, a $ 23,79. Este monto igual representa una disparada de 57 centavos, y significa terminar la semana con un avance de 6,8%, la mayor suba desde diciembre de 2015, cuando se eliminó el cepo cambiario.

El próximo vencimiento de Lebacs, el martes que viene, aporta un post adicional que el mercado mirará con más atención que de costumbre, al estimar que por el volumen de la licitación, puede impactar directamente en un tipo de cambio hoy “explosivamente volátil.”

“Vence el 60% del stock de Lebacs. La buena noticia es que un gran porcentaje de tenedores de estas letras son bancos, empresas, fondos comunes de inversión, y los bancos particularmente están obligados a reducir su stock de dólares con lo cual van a estar renovando sus tenencias y es esperable con la fuerza de las tasas, que no haya presión sobre el tipo de cambio, que al ser un volumen tan grande tiene capacidad para empujar el tipo de cambio. Las Lebacs a esta tasa, son una alternativa de inversión en pesos”, indicó Pablo Castagna, Director de Portfolio Personal en diálogo con Bank Magazine.

Las opiniones acerca de cuál es el valor real del dólar son tan variadas como tradicionales o disruptivas. Esta semana el empresario Cristiano Rattazzi , presidente de Fiat en el país, consideró que “estaría bien” un dólar a 26 pesos y también repuso la dolarización en el tapete de la discusión, al asegurar que dolarizar la economía “podría ser una solución” si no se “resuelve” la inflación. La dolarización a la que hizo mención Ratazzi fue un debate profundo en la década del ’90 a partir de que Domingo Cavallo como Ministro de Economía de Carlos Menem, impusiera la convertibilidad y el “1 a 1” en la relación peso-dólar en Argentina. Debate que se profundizó en Latinoamérica con la dolarización de la economía por parte de Ecuador hacia 1999.

En noviembre del año pasado, el Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano, publicó un estudio de su autoría en el que ya entonces sostenía que “para recuperar el atraso cambiario con relación al levantamiento del cepo, en diciembre de 2015, el dólar debería valer $ 28,54″. Este cálculo del tipo de cambio, se establecía en el estudio mediante la cruza la base del dólar de 2015, la inflación de los EEUU medida por el índice de precios al productor y la evolución del Índice de Precios al Consumidor para el rubro Servicios local.

Entre tanto revisionismo y alboroto, esta semana, en el mercado de futuros Rofex, se negoció un dólar para fin de año a $29,60, es decir que los inversores ya están convalidando una devaluación en 2018 que rondaría el 58,7%.

Sin opiniones unánimes respecto de cuánto podría ser un valor justo para la divisa, y mientras la dinámica de la inflación y los precios influyen sobre las tasas de interés y el tipo de cambio, la política empapa el mercado con sus decisiones, además del exceso de gasto público y su financiamiento con emisión de deuda pública en dólares, que complementan un escenario complejo para responder a nuestra pregunta inicial. Y su respuesta (o su falta) es la clave para que quien hoy tiene dólares en su poder, no venda.