Cristina Kirchner pidió investigar la deuda y reivindicó su gestión económica

Cristina Kirchner aseguró que se deberá investigar para encontrar a los responsables del actual endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional, reivindicó los controles de cambios y la política económica de su gestión y se refirió al actual presidente Mauricio Macri como “chispita”, aunque aclaró que lo decía “con respeto”.

Fue durante su reaparición en el tramo final de la campaña en lo que se convirtió en un acto de magnitud, quizás el mayor que protagonizó en su ciudad favorita.

“Los argentinos tienen derecho a saber por qué los endeudaron y quiénes se lo llevaron. De los 38.000 millones que entraron (del FMI), se fueron 30.000 millones en meses, lo dijo muy claramente anoche (Alberto Fernández). Va a ser un deber de la Argentina poder establecer esto y un mecanismo para que no pueda volver a suceder”, afirmó la candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos ante las cerca de cinco mil personas que colmaron el polideportivo municipal.

“Claro que las deudas se pagan, pero que la paguen los que más se la llevaron y más la disfrutaron, si no, no me parece justo”, agregó.

Fernández de Kirchner presentó su libro en El Calafate, que definió como su “lugar en el mundo”

Distendida y por momentos conmovida -en especial cuando recordó a su hija Florencia que aún permanece en Cuba-, Cristina Kirchner se mostró muy cómoda ante un público conocido durante la presentación de Sinceramente.

Fue persistente en las críticas a las políticas económicas del actual gobierno y en particular hacia la figura del presidente Macri al que no nombró, pero aludió a él como “chispita”.

“Que no confundan a nadie. Ahora todos pegan al muñeco en el piso. Yo creo que no es así. Yo creo que fueron las políticas que se aplicaron, más allá de que es cierto que por ahí no es de los más ‘chispita’ para gobernar”, dijo en referencia a Macri, y ensayó una explicación. “No es un problema de ‘chispita’, es un problema de las políticas”, afirmó la actual candidata, que se encuentra en esta ciudad desde el viernes pasado, tras llegar al país desde Cuba, donde visitó a su hija.

Cristina aseguró que cada vez que iba a la Bolsa a presentar su discurso le reclamaban que terminara con las restricciones a los capitales, que el país se convirtiera en país emergente y que se terminaran las regulaciones en materia cambiaria. Y aseguró que el actual gobierno aplicó las políticas demandadas por los sectores de poder. “No es la impericia de ‘chispita’, es la aplicación de estas políticas, lo digo con cariño, no estoy insultando. Para mí sería fácil pegar”, aclaró.

La presentación del libro tuvo el esquema similar a las otras presentaciones, donde a partir de los ejes temáticos que le sugiere el periodista Marcelo Figueras, en una suerte de conversación pública, la expresidenta se explaya sobre varios temas. Acá lo mechó con anécdotas sobre sus primeras visitas a El Calafate, su paso por el gobierno, y también se refirió al debate de los candidatos a presidente que ocurrió el domingo a la noche en la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe.

Sobre el debate aseguró que no lo vio completo porque tenía visitas en su casa, aunque aclaró que vio el principio y el bloque destinado a la economía. “Anoche dicen que tomaron deuda para pagar la deuda que habíamos pagado nosotros que la economía crece, que les van a dar robótica y programación a los chicos, pero les sacaron las netbooks”, y así resumía en tono cuestionador los dichos del presidente. También apuntó a los medios al decir que las crónicas no reflejaron los dichos del debate, “mencionan el dedito de Alberto, esta cosa, hay una no aceptación de la verdad, me preocupa”.

Con información de La Nación