Ramallo: ¿cuánto tiempo le demandará a la Bolsa recuperar el terreno perdido?

Por Ruben Ramallo

Los estragos que está generando la pandemia de Covid-19 en todo el mundo tienen su correlato en los mercados de capitales, en los que la huida masiva de los inversores hacia refugios considerados más seguros afecta de manera directa la evolución de los índices de referencia, tanto de los países desarrollados como emergentes.

En tal sentido, si se toma como ejemplo la evolución reciente del Dow Jones Index (DJI),  este responde en su faz inicial a lo sucedido en los grandes desplomes de la historia reciente, ya que a menudo ocurren después de un largo período de presión de compra y a partir de la aparición de determinadas circunstancias negativas.

No obstante, dado el escaso tiempo transcurrido desde su eclosión, que no hace otra cosa que reflejar lo que sucede en la  economía real, no está de más repasar que sucedió en las grandes crisis a partir de la del 30. 

El derrumbe de Wall Street en octubre de 1929. Se la considera la mayor crisis bursátil de la historia de Estados Unidos. El DJI cayó un 75% en forma casi ininterrumpida a lo largo de 30 meses, pues tocó un piso en marzo de 1932. A partir de ese momento alternó subas y bajas pero solo recuperó el nivel previo a la crisis en marzo de 1959, es decir casi treinta años después.

Lunes Negro de octubre de 1987. Afectó a los mercados de valores de todo el mundo, incluyendo Hong Kong, Londres y Berlín, entre muchos otros. Ese día el Dow Jones perdió más de 500 puntos en tan solo unas horas, lo que supuso una caída de casi un 22%, pero el clima de pánico hizo que la caída solo se frenara en noviembre de ese año, con un saldo negativo del 34 por ciento. El DJI solo recuperó los niveles previos a la crisis en agosto de 1989, es decir que tuvo que esperar casi dos años para alcanzar los 2.700 puntos de aquel entonces.

A diferencia de la otra gran crisis, esta no tuvo el mismo impacto en la economía debido a las medidas tomadas por la FED, que intervino rápidamente en el mercado para recortar las tasas de interés y apuntalar la liquidez.

La crisis de las “punto.com”. En enero de 2000 el mercado reaccionó en forma espontánea y muy negativa ante la burbuja que formaron las compañías proveedoras de servicios de internet que salían al mercado en busca de nuevos inversores.

Todo se precipitó a principios de ese año y afectó en particular al Nasdaq, el índice tecnológico que acogía a estas nuevas compañías. Pero el DJI también sufrió el impacto, pues a partir de ese momento ingresó en un ciclo negativo que se vio afectado aún más por los atentados del S-11.

Por la suma de estos y otros factores recién logró consolidar su piso en septiembre de 2002, acumulando una pérdida del 36 por ciento y solo logró recuperar los niveles de fines de 1999 en septiembre de 2006.

El desplome de las subprime en 2008. El mayor impacto en las cotizaciones se produjo cuando el Congreso de EE.UU. rechazó un proyecto de ley de rescate bancario, pero las causas de la caída se venían acumulando desde mediados del año anterior. La profundidad de la crisis fue tal que el DJI debió afrontar una caída del 61% que solo se frenó en marzo de 2009 y apenas logró volver a los niveles previos en enero de 2013, es decir luego de más de 5 años.

¿Cuál es el escenario actual? Poco alentador, pues en cuestión de días el índice por excelencia de Wall Street retrocede cerca del 40%, es decir un porcentaje similar al de los años 1987 y 2000, pero a un ritmo mucho mayor y todavía no se sabe cual será su piso ni cuando lo encontrará y mucho menos cuanto tiempo le llevará recuperar el terreno perdido. Pero a manera de referencia, vale reiterar que las grandes crisis recientes llevaron entre 2 y 7 años para volver a los niveles previos.  

Entonces, de ahora en más todas son suposiciones, pero lo que sí está claro que al igual que en el 29 la bolsa venía arrastrando un largo período ininterrumpido de subas y que la economía global se verá seriamente afectada, al menos en el corto plazo. Y eso lo saben los inversores. Será cuestión de esperar.