Construcción sustentable, una tendencia que crece

El mundo sustentable hace tiempo llegó al mercado de la construcción y al negocio de Real Estate. Cada vez con más frecuencia estudios de arquitectos apuestan por una construcción sustentable y amigable con el medio ambiente.

“El mundo de la construcción no es ajeno a la urgencia de paliar el calentamiento global y sus consecuencias sobre el hábitat. De hecho, muchos arquitectos de renombre como César Pelli ya no aceptan proyectos que no sean sustentables”, expresó a Télam la arquitecta Sandra Amerise, docente de Arquitectura Sustentable en la UBA.

Existen diversas opciones para incorporar elementos sustentables a construcciones
tradicionales:

Ladrillos de aislación térmica: permite cumplir con el Nivel “B” de transmitancia térmica, que se considera el ideal para ahorro de energía por su capacidad de mantener el frío o el calor.

Túneles solares. A través de un sistema de cañerías, llevan luz a lugares donde normalmente no llegaría: pasillos, cajas de escalera, baños y vestidores, con el agregado de que aumentan la ventilación y el confort térmico.´´

Griferías. En el mundo de las griferías, también se instalaron los productos sustentables, con canillas ecológicas que permiten ahorrar hasta un 40% de agua.

Terrazas verdes: al igual que los jardines verticales, disminuyen la polución del aire, retrasan el escurrimiento del agua de lluvia, mitigan el efecto térmico y mejoran las condiciones de habitabilidad de los hogares.

Estos son algunos de los ejemplos de esta tendencia mundial ya instalada en el mundo de la arquitectura acompañado de una mayor conciencia ambiental.

Un modelo a seguir

Zurich es una de las pioneras en construcción sostenible desde hace décadas. En esta ciudad incorporaron los principios de Minergie en cada proyecto, tanto para rascacielos como para hogares residenciales. Se trata de una serie de estándares de sostenibilidad que permiten que cada edificación cuente con las innovaciones ecológicas como sistemas de energía solar, eólica, tejados verdes, sistemas de enfriamientos, entre otros.

Fuentes consultadas Télam / Imagen Web Nueva Mujer