El golpe que sufrió la economía fue mayor al esperado

“Derrumbe”. El nivel de actividad acumuló su tercera baja consecutiva. Según datos publicados por el INDEC, en junio de 2018, el estimador mensual de actividad económica (EMAE) cayó 6,7% respecto al mismo mes de 2017 y retrocedió 0,6% en el primer semestre.

“Los resultados de junio terminaron siendo incluso peores que el complicado panorama que anticipaban otros indicadores adelantados como el IGA de Orlando Ferreres”, afirmaron desde el Fondo SBS.

El mal resultado de junio hizo que la actividad pasara a signo negativo en el año.

 

 

 

Con el magro resultado de junio, el nivel de actividad acumuló su tercera baja consecutiva, confirmando el escenario recesivo de la economía argentina.

Respecto de mayo, la actividad económica retrocedió 1,3 por ciento, de acuerdo con los índices oficiales.

Fue a causa principalmente del desplome del 31% de la actividad agropecuaria producto de la sequía. Además, cayeron fuerte la pesca (-16,2%), y comercio mayorista y minorista (-8,4%).