Condo-hoteles se consolidan como modelo de inversión

Las alternativas de inversión se han ido diversificando crecientemente en nuestro país. Ya sea a través de operaciones de bolsa, compra de títulos públicos o en el mercado inmobiliario, las opciones se abren a aquellas personas interesadas en proteger sus ahorros de la inflación y al mismo tiempo hacer crecer su capital.

En esa tónica, los condo hoteles se convirtieron en una de las alternativas que más están creciendo en el mundo, en nuestro país se destaca Hampton by Hilton, ubicado en el centro de la ciudad de Bariloche.

La particularidad del modelo es que trae a los interesados la oportunidad de ser parte de un hotel de estándares internacionales, ofreciendo bases de inversión accesibles si se compara con la escala tradicional del mercado inmobiliario.
 

El condo-hotel combina la seguridad de la inversión en ladrillos con el crecimiento constante que muestra la industria turística argentina.

Un cambio en el paradigma de rentabilidad

Su principal ventaja con respecto a las inversiones inmobiliarias tradicionales es que se trata de una alternativa que proyecta un 7% de rentabilidad sobre la inversión, el doble si lo comparamos con el que produce el alquiler de un departamento para vivienda que no llega a alcanzar el 4%.
 

Por estas razones es que desde Argenway, firma encargada de llevar adelante el desarrollo de Hampton by Hilton, hablan de “ladrillos inteligentes”, ya que la inversión se ve respaldada por la seguridad de adquirir un bien inmobiliario destinado a la industria turística, en uno de los centros turísticos más importantes del mundo como es la Patagonia y, específicamente, la ciudad de Bariloche.

¿Cómo funciona el condo-hotel?

Se trata de un hotel cuyas habitaciones pertenecen a inversores individuales. Cada habitación es una unidad funcional de la cual su dueño posee título de propiedad.

Los inversores adquieren una habitación, varias o, de hecho, porciones de la misma (hasta una cuarta parte) y ceden el usufructo  de su unidad al fideicomiso que lo construye. Una vez finalizada la obra, prevista para este invierno, se dará lugar a la explotación del negocio hotelero y la distribución trimestral de la renta entre sus inversores.

El inversor forma parte de un “pool”, por lo que las ganancias son distribuidas equitativamente entre todas las habitaciones, sin importar cuál estuvo ocupada y cuál no durante el período. Todas las unidades participan de igual manera de las ganancias del hotel.

 

Ser dueño y vivir tranquilo

Otra de las ventajas reside en el hecho de que los inversores no deben preocuparse por la administración del hotel, la cual será llevada a cabo por especialistas siguiendo las normas de alta calidad exigidas por Hilton, una de las cadenas hoteleras más grandes del mundo. El fideicomiso es el encargado de contratar a los empleados, promocionar las habitaciones, pagar todos los gastos y distribuir las ganancias entre los inversores.

Bariloche, ese paraíso en el centro de nuestra Patagonia

El hotel se encuentra ubicado en el centro de la ciudad de Bariloche, a escasos 150 metros del Centro Cívico, y con imponentes vistas al lago Nahuel Huapi.

La ciudad, que se ha ido consolidando como centro nacional e internacional de turismo, ofrece atracciones y maravillas naturales que llaman cada temporada a miles de visitantes de todo el mundo. Sumado a que este año son cinco las compañías que conectan el destino. En el momento de comienzo de la obra, solamente lo hacían Aerolíneas Argentinas y Latam.

Más información

Fuente: Ámbito