Con el Biodiesel, Argentina recupera exportaciones por US$ 1.000 millones

El Comité de la Unión Europea, decidió eliminar las trabas al biodiésel argentino. La noticia fue recibida con entusiasmo en Cancillería porque significa retornar a los niveles de exportación que tuvo históricamente el país y que, medido en divisas, son unos US$ 1.000 millones.

Y es, además, el fruto de una dura negociación conjunta del sector público con el privado.

Horacio Reyser, secretario de Relaciones Económicas Internacionales, dijo a Clarín que la resolución se hará efectiva de inmediato una vez que se publique en el Boletín Oficial de la Unión Europea, algo que sucederá en los próximos días.

La Unión Europea había acusado a la Argentina de dumping con el biodiesel, el combustible cuya materia prima es la soja. Eso provocó que la Argentina sufriera la aplicación de aranceles aduaneros del 30% en 2013.

Argentina recurrió entonces a la Organización Mundial de Comercio que, en un fallo que tardó varios años, inclinó la balanza hacia el país. Las exportaciones se reanudaron recién en marzo de 2018, pero duraron un suspiro.

En agosto del año pasado se volvieron a paralizar y Europa amenazó con restaurar los aranceles previstos de entre 25% y 33,4%.

Por una gestión de Cancillería y la Cámara Argentina de Biocombustibles se llegó al acuerdo bendecido ayer. Prevé aranceles reducidos de 6,5%, precios mínimos competitivos con el biodiésel europeo y un tope a las cantidades exportables.

Los argentinos se comprometieron a establecer un precio de exportación del biodiésel que sea de mercado en función de la cotización internacional de la soja.

Y en cuanto a los volúmenes, establecieron una autorregulación de manera de no superar los niveles históricos contemplando sobre aquellos volúmenes un crecimiento de 2% anual durante un período de 5 años.

Así las cosas, esa cantidad no puede superar 1.250.000 toneladas en 2019 para incrementarse 2% anual hasta 2024, cuando se renueven las tratativas.

“Esperamos que este hecho constituya un impacto positivo en todo el complejo sojero, así como un nuevo paso para continuar despejando la agenda de negociaciones con la Unión Europea” , amplió Reyser a este diario.

Resaltó que el acuerdo se logró sin apelar al Órgano de Solución de Diferencias de la OMC, por lo que no sólo representa un beneficio “para la industria argentina sino también para los consumidores europeos respecto de un producto con alto valor agregado e íntimamente ligado a la defensa del medio ambiente”.

Precisamente, el biodiésel se ha convertido en Europa en el combustible renovable dominante. Lo elogian casi todos los grupos ambientalistas que lo definen como un combustible mucho más limpio. Y forma parte del ambicioso programa que lleva adelante la Unión Europea para reducir la emisión de gases efecto invernadero. Decididamente, la demanda europea será creciente.

Fuente Clarín