Cómo hacer para financiarse en la Bolsa más barato que en el banco

Para una pyme descontar un cheque en el banco le puede costar 120% anual, pero a través del mercado de capitales puede acceder a una tasa incluso por debajo de la inflación. Es del 36% en el caso de los cheques avalados por una sociedad de garantía recíproca (SGR). Lo primero que hay que hacer es vincularse con un agente de bolsa.

POR MARIANO GORODISCH

Para una pyme descontar un cheque en el banco le puede costar 120% anual. Además, como la morosidad está creciendo en el sector financiero, muchos bancos decidieron restringir la línea crediticia y, en el mejor de los casos, no aumentar el monto prestable, lo que en términos reales significa un menor monto por el avance inflacionario.

Ahora, una alternativa para las pymes que tienen los papeles en orden es financiarse en la Bolsa en lugar de hacerlo en los bancos, ya que en ese caso el costo puede bajar a la mitad y hasta se puede tener capital de trabajo a un valor por debajo de la inflación.

En la actualidad, 25.000 pymes recurren en forma habitual a este tipo de financiamiento. Si bien el número es escaso en relación con el total de las pequeñas empresas, el crecimiento fue abismal, ya que hace un año apenas eran 15.000. Se financian por $ 35.000 millones anuales en cheques, lo que marca un crecimiento del 58% en volumen interanual.

El problema es que muchas pymes no conocen esta herramienta, pero es cuestión de profesionalizarse y vincularse con el broker. Es cierto que la cuenta corriente bancaria termina siendo un instrumento operativo que muchas veces trae implícito el tema del financiamiento, ya que es mucho más fácil y natural utilizarlo.

Fernando Luciani, director ejecutivo del Mercado Argentino de Valores (MAV), detalla que las pymes pueden acceder a una tasa del 36% en el caso de los cheques avalados por una sociedad de garantía recíproca (SGR): “Lo que ofrece el mercado de capitales es diversidad de acuerdo a los distintos segmentos. Lo primero que hay que hacer es vincularse con un agente de bolsa para acceder a cualquiera de los productos MAV: cheque avalado por SGR o cheque con la garantía del propio mercado”.

Lo cierto es que ambos mercados son complementarios: tanto el bancario como el mercado de capitales. Pero de las 900.000 pymes en Argentina, ni 50% tienen un esquema de financiamiento. “Para ser eficientes, deberían estar 100% interrelacionadas con el mercado de capitales. Deberían dedicarle más tiempo y trabajar más en la planificación financiera. Aquel que hizo una planificación financiera dos años atrás, hoy saca una ventaja importante”, subraya Luciani.

En este marco, se creó el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo, coordinado por el Ministerio de Producción y la Secretaría PYME. Dentro de este esquema, se comenzó a dar forma a un fondo específico destinado al sector privado, principalmente motivado por la Superintendencia de Seguros. Así, con el apoyo del Mercado Argentino de Valores se comenzó a diseñar un producto que permita rendimientos acordes para los inversores institucionales y otorgue al financiamiento pymes tasas de mercado y mayor liquidez.

En el fondo específico, del cual participa MAV y diversas compañías de seguros, se cuida especialmente tanto a los inversores como a las pymes para que este equilibrio determine un modelo sustentable.

“Durante estos días el fondo específico comenzó a operar y a medida que se vaya consolidando brindará una mayor profundidad de mercado a todos los productos pymes”, augura Luciani.

“En función de las nuevas necesidades del mercado en la actual coyuntura económica, vimos que se hacía indispensable encontrar una alternativa que contemplara la colaboración y la sinergia entre los distintos participantes del mercado”, advierte Alejandro Moraga, gerente de Banca de Consumo del Banco Mariva.

“Por eso estamos saliendo con una plataforma tecnológica que interrelaciona micro, pequeñas y medianas empresas, sociedades de garantía recíproca e inversores en forma digital. Esto permite a las pymes en cualquier punto del país disponer de manera simple y rápida, de productos financieros que ahora les resultan de difícil acceso”, completa Moraga, encargado de desarrollar el área de créditos de consumo a través de canales tradicionales de colocación y de nuevas tecnologías. Actualmente se encuentra desarrollando una plataforma que busca interrelacionar pymes, sociedades de garantía recíproca e inversores, de forma digital.

El 68% de las pymes tienen “defaulteada” la cadena de pago por estrangulamiento financiero, ya que compran a 30 y venden a 90 días, de acuerdo a una encuesta reservada que manejan en las mesa chica del Gobierno Nacional a la que tuvo acceso BANK.

Los datos más relevantes son que el 34% tiene dificultades de financiamiento y un 68% tiene retrasos en los pagos de los clientes como el dato más crítico y representativo de la situación actual, de acuerdo a un sondeo donde podían incluir múltiples opciones.

Las 853.000 pymes existentes en todo el país representan el 99% de las empresas que generan el 70% del empleo formal. Sus principales problemas son el aumento en los costos de las materias primas, además del ajuste de tarifas y la devaluación.

El 61% de los empresarios declara que la rentabilidad de su empresa empeoró en relación a un año atrás. La cartera de pedidos cayó para la mitad de las pyme manufactureras, el 40% redujo el uso de su capacidad instalada, y el 30% disminuyó stocks de insumos y materias primas.

El 30% de las pymes industriales de todo el país operaron durante el primer trimestre reduciendo la cantidad de horas de trabajo respecto del período anterior.

En tanto, el 23% espera una caída de su rentabilidad. De este modo, se observa un deterioro en las expectativas sobre rentabilidad futura.