Claves del Nuevo Código de Edificación y Urbanismo de la Ciudad

El plan promueve una ciudad policéntrica que aliente el desarrollo de todas las actividades
del vecino en un mismo lugar: vivir, trabajar y buscar esparcimiento dentro del barrio. Por eso, pretende lograr una mixtura de usos al eliminar las zonificaciones que establece el actual
Código de Planeamiento, vigente desde 1977.

La Legislatura porteña aprobó el nuevo Código de Edificación de la ciudad y desató la polémica entre los desarrolladores inmobiliarios. Dicen que no tuvo en cuenta
sus opiniones y que, ahora, se dificultará, todavía más, la posibilidad de encontrar inversores.
“El código está bien pensado. Pero no para la situación de la Argentina actual. Aunque, desde el punto de vista urbanístico, es mucho mejor una ciudad más homogénea, hay que partir de
la base que Buenos Aires es heterogénea. El grado de inversión hoy en desarrollos inmobiliarios es bajo. Ahora, caerá más”, dijo Rodrigo Fernández Prieto, CEO de la desarrolladora que lleva su apellido.

La nueva normativa limita la altura máxima a construir a 38 metros, prácticamente, en toda la ciudad -solo en zonas como el ex Tiro Federal y Puerto Madero se habilitarán
inmuebles más altos- y dificulta la construcción de edificios en torre.
“Ya no podremos construir edificios altos. Entonces, dejar espacio libre en un terreno se volverá muy caro. A partir de ahora, veremos que todos los desarrollos nuevos serán muy
parecidos entre sí. Antes, el pequeño o mediano desarrollador podía ir a un barrio de mediana densidad y comprar un terreno para hacer un edificio de 20 pisos. Así era la mayoría de los
desarrollos que se lograba hacer”, agregó Fernández Prieto.

Daniel Cohen Imach, fundador de Step Developments, aseguró que la limitación a las torres es uno de los principales aspectos negativos. “Si bien no se prohíbe esta tipología, al limitar laaltura a 12 pisos, se tornará antieconómico construir bajo esa modalidad. El perímetro libre se tornará excesivamente caro”, aportó.

En las manzanas con esquinas más bajas respecto al resto de las construcciones que las
rodean, el nuevo Código Urbanístico permitirá nivelar las alturas de esas edificaciones hasta el máximo permitido. En esos casos entrará en vigencia la ley de Plusvalía, que forma parte del proyecto, que funcionará como un impuesto a esos metros de más que se volcarán al financiamiento de obras de infraestructura en la ciudad.

Darío López, socio de Arquitectonika, destacó que la idea de hacer más homogéneo el tejido urbano, eliminar las medianeras y permitir la construcción en altura en las esquinas es un avance . Sin embargo, lamentó que, en distritos que hoy ya son bajos, se limite aún más la altura máxima.