China tiene a punto su ‘cripto’ y apuesta por el blockchain

El mercado de las criptiodivisas vive un romance con China. En las últimas jornadas, varios acontecimientos y declaraciones procedentes del gigante asiático agitaron los precios del bitcoin y del resto de ‘altcoins’, mientras crece la expectación en torno a la primera moneda digital respaldada por un banco central que está a punto de ver la luz, según diversas fuentes.

Desde finales de verano se especula con la fecha de lanzamiento de lo que se bautizó como Digital Currency Electronic Payment System (DCEPS) -moneda digital de sistema electrónico de pago- y algunos medios estatales chinos han apuntado al 11 de noviembre, que coincide con el día de los solteros, lo que viene a ser el Black Friday chino. Sin embargo, no hay ninguna confirmación oficial al respecto, más allá de que el proyecto está muy desarrollado. Los expertos también subrayan el hecho de que el gigante asiático ha llevado su guerra comercial al terreno de las monedas de cifrado y ha asegurado que le sacará gran delantera al Proyecto libra de Facebook.

De hecho, aunque la segunda potencia mundial lleva desde 2014 trabajando en este proyecto, recientemente pisarono el acelerador, con el claro objetivo de vencer a EEUU en este campo. Ha sido el proyecto de Mark Zuckerberg lo que espoleó al Banco Popular de China a finalizar su iniciativa este año y ahora que el creador de la red social puso el freno a Libra, el supervisor chino saca pecho de su trabajo.

Pero no es el único acontecimiento que generó entusiasmo en este floreciente mercado. El pasado 24 de octubre, durante una sesión del Comité del Politburó, el presidente chino Xi Jinping se comprometió públicamente con la tecnología blockchain, un hecho inédito en un país que ha sido el más combativo del mundo contra el bitcoin y el mercado de divisas de cifrado. De hecho, en enero de 2017, fue la primera nación en prohibir las emisiones iniciales de monedas (ICOs por sus siglas en inglés) y más tarde también vetó las plataformas de comercio con ‘criptos’.

Por este motivo, las palabras de Xi provocaron un gran revuelo y desataron una oleada de compras en un momento en que la creación de Satoshi Nakamoto había perdido un 40% de su valor y tocaba mínimos de cinco meses. Aupado por los comentarios del líder chino, que claramente animó al desarrollo e implementación de la ‘cadena de bloques’ en todos los sectores para impulsar el crecimiento, la moneda digital más cotizada alcanzó otro vez una cifra de cinco números este domingo y arrastró al resto de ‘altcoins’ al verde. El mercado ya ha cedido parte de su avance.

En medio de esta inesperada comparecencia, el ‘criptoespacio’ le ha declarado su amor a Xi, al tiempo que algunos medios nacionales han avisado de que el espaldarazo al gran libro contable de las operaciones del bitcoin no significa que también esté a favor del comercio con monedas digitales. “La innovación en la tecnología blockchain no significa que debamos especular con activos virtuales”, ha publicado la agencia de noticias local People’s Daily, quien ha insistido en no relacionar el espaldarazo al blockchain con un apoyo a las ‘criptos’.

NO A LAS MONEDAS DIGITALES, MENOS A LA SUYA

Obviamente, el gobierno chino da la espalda a estas monedas, excepto a la suya propia. Los expertos, sin embargo, critican la falta de claridad sobre esta nueva divisa que será un Renminbi digital. “China está en camino de convertirse en la primera superpotencia mundial en emitir una moneda digital soberana“, indica el colaborador de Bolsamanía Félix Fuertes.

A través del yuan virtual, el banco central tiene como objetivo mejorar la efectividad de su política monetaria y al tiempo realizar un mayor control de todas las personas y empresas en China. Y aunque el propósito es el intento de aumentar tanto la tasa de rotación del renminbi como su alcance global (internacionalización), “me preocupan los posibles riesgos y abusos de la privacidad financiera individual“, comenta el experto.

Los responsables del proyecto prevén que el valor de DCEP se vincule con el crédito del país, la reserva de oro, los ingresos fiscales y el producto interno bruto. En base a los detalles proporcionados por las entidades relacionadas con el banco central, esta ‘cripto’ se basaría en un “sistema de dos niveles” para la emisión y los reembolsos.

En la primera fase, el banco central emitirá y canjeará la moneda digital a través de bancos comerciales. En la segunda fase, los bancos comerciales serán responsables de redistribuir la moneda digital china a los participantes en el mercado minorista (retail). El presidente del Banco Central de China, Yi Gang, detalló a finales de septiembre que la futura moneda virtual del gigante asiático estaría asociada a medios de pago electrónicos, como WeChat o AliPay, que los chinos usan ya en sus teléfonos para pagar la mayoría de sus compras.

Sin embargo, en esta segunda fase, el uso de la tecnología blockchain todavía seguiría siendo una incógnita, ya que el supervisor asiático aún no ha redactado una hoja de ruta técnica clara para su moneda digital. “La idea principal sería que pudiera transferirse sin la necesidad de una cuenta bancaria”, explica Fuertes.

Bolsamanía