China adelanta un ‘lunes negro’ en los mercados asiáticos… y en el mundo

El Banco Popular de China adelanta un lunes negro en los mercados asiáticos, que posiblemente se extienda a las bolsas mundiales, por la crisis del coronavirus. La entidad tiene preparada una inyección de liquidez de 157.000 millones para blindar la economía e intentar limitar la fuerte caída que se espera en Shanghai tras la reapertura.

El Banco Popular de China adelanta un lunes negro en los mercados asiáticos, y de practicamente todo el mundo, por el auge de la crisis del coronavirus, que ya se ha cobrado la vida de más de 300 personas, se está propagando por numerosos países, ha llevado a Rusia a cerrar la frontera con el gigante asiático y a las aerolíneas europeas y americanas a suspender sus rutas a la región. Así, el banco central de la República Popular china ya ha preparado una multimillonaria inyección de liquidez para blindar la economía de su país y poner coto a las fuertes caídas que se esperan en la Bolsa de Shanghai tras su reapertura este mismo lunes (lleva varios días cerrada por el año lunar).

Un temor que están confirmando los futuros de los mercados asiáticos, puesto que en el índice Nikkei -Japón- descienden más del 2% mientras que los futuros del FTSE China retroceden el 0,5%. La bolsa de Tel Aviv, que opera en domingo, también apunta a un lunes movido, ya que cerró con un retroceso del 2,85%, mientras que los futuros de la bolsa de Shanghai mantenían un descenso de más del 3% el último día que cotizaron (el 23 de enero). En Australia los futuros también están a la baja.

El regulador insta a las casas de bolsas a guiar a los inversores para que no se dejen llevar por el pánico

Millonaria inyección En concreto, la entidad estatal china ha anunciado que inyectará este lunes 1,2 trillones de yuanes (158.000 millones de euros) en el mercado, para garantizar la estabilidad de su sistema financiero a medida que la nación intensifica su lucha contra la propagación del virus. Además, para evitar fuertes desplomes, el regulador anunció que suspenderá a partir del propio lunes las sesiones nocturnas en las que se negocian los futuros, hasta nuevo aviso. Asimismo, permitirá que algunos contratos de compromisos sobre acciones se extiendan más de seis meses, como “parte de las medidas para mejorar las expectativas del mercado y evitar un comportamiento irracional”, recoge también la agencia Bloomberg.

En este punto, Li Chao, vicepresidente del regulador del mercado de valores de China, instó a las casas de bolsa y a los fondos a guiar a los inversores para evaluar “racional y objetivamente” el impacto de la epidemia y mantener “filosofías de inversión a largo plazo y basadas en el valor”. “El regulador ha hecho arreglos especiales para este período y respeta las reglas del mercado y quiere ser flexible con la regulación”, aseguró Chao en unas declaraciones recogidas por la agencia de EEUU.

Y es que, a medida que aumentan las preocupaciones sobre el impacto económico del nuevo coronavirus que ha infectado a más de 14.000 personas, los responsables políticos chinos, incluido el banco central, han intensificado los esfuerzos para apuntalar el sistema financiero y los mercados de capitales, que tienen asumida una oleada de ventas este lunes, cuando los mer

Animales salvajes Además de controlar los mercados y tratar de evitar que el pánico hunda las bolsas, el Gobierno de China ha puesto coto, temporalmente, a la venta de animales salvajes en los mercados del país y en las distintas plataformas online. En el gigante asiático es muy típico comercializar de forma ilegal (sin controles sanitarios) con la carne de animales exóticos, como el pavo real o las salamandras salvajes, y no es la primera vez que este tipo de tradiciones llevan a que un virus salte a los seres humanos. Así, la civeta fue el felino que sirvió de transmisor a los seres humanos del virus causante del Sars en 2003.

EL ECONOMISTA, ESPAÑA