Cae la Bolsa saudita por el periodista desaparecido

Cae la Bolsa saudita por el periodista desaparecido

Este domingo, mientras el gobierno del príncipe saudita Mohamed bin Salman prometía represalias si Europa y los Estados Unidos le imponían sanciones por la desaparición y el posible asesinato del periodista Jamal Khashoggi, las acciones en la Bolsa de Comercio de Riad se derrumbaron a su precio más bajo de los últimos tres años; empujadas a la baja particularmente por las palabras de Donald Trump, quien dijo a la cadena televisiva CBS que habrá “un castigo severo” contra Arabia Saudita si se comprueba que el gobierno de Riad es responsable de lo ocurrido.

Khashoggi estaba exilado por razones políticas en Estados Unidos y escribía en el diario The Washington Post. El periodista desapareció el 2 de octubre cuando entró al consulado de Arabia Saudita en la ciudad de Estambul, para hacer un trámite burocrático. No volvió a salir y su novia, una ciudadana turca que lo esperaba a la salida, denunció su desaparición ante el gobierno de Turquía.

En Riad, una alta fuente del gobierno que no quiso ser identificada, dijo que Arabia Saudita “replicará cualquier medida con otra aún mayor, ya qe nuestra economía desempeña un rol vital y efectivo en la economía mundial”. Citada por la agencia oficial de noticias saudita SPA, la fuente dijo que el gobierno desmiente categóricamente su complicidad en la desaparición y posible asesinato de Jamal Khashoggi. Además, “rechaza íntegramente cualquier amenaza o intento de debilitar al reino a través de amenazas o sanciones económicas o mediante presiones políticas”.

En medio de una creciente presión de la Unión Europea y los Estados Unidos luego de la desaparición del periodista, el índice accionario Tadawul All-Shares Index (TASI) de la Bolsa de Comercio de Riad cayó este domingo más de 7%, con lo que se per- dieron todas las ganancias del año 2018. “Hay incertidumbre por la desaparición de Khashoggi, eso provoca la caída del mercado”, dijo a la agencia de noticias AFP en Dubai el experto Mohamed Zidan, analista de estrategia económica de Thinkmarket. La Bolsa saudita rozó el umbral simbólico de los 7.000 puntos, borrando todas las ganancias de 2018 y la suba de 18% que se registró desde principios de este año.

La agencia de noticias oficial saudita SPA también difundió declaraciones del ministro del Interior del reino, príncipe Abdel Aziz bin Saud bin Nayef. “Las teorías que circulan sobre supuestas órdenes para matar a Khashoggi son mentiras y acusaciones infundadas”, afirmó Nayef.

El viernes 12 de octubre una delegación saudita se desplazó a Ankara, la capital de Turquía, para colaborar en la investigación policial con un grupo turco. Al respecto, el canciller de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo a la agencia de noticias Anadolu que “aún no hemos visto que haya cooperación para garantizar una investigación rápida y aclararlo todo. Queremos verlo”.

El gobierno de Turquía afirmó que Arabia Saudita había aceptado un allanamiento en el consulado saudita en Estambul para registrar a fondo las instalaciones. Pero eso aún no se concretó porque ambos países no se ponen de acuerdo en las formalidades diplomáticas para hacerlo.

Las autoridades turcas entregaron a la CIA estadounidense videos de Khashoggi cuando entraba al consulado. Se cree que el periodista, de 59 años, murió a manos de agentes de la inteligencia saudita entre quienes había tres miembros de la guardia personal del príncipe Mohamed bin Salman. Se sospecha que Khashoggi fue torturado, asesinado y descuartizado para hacer desaparecer el cuerpo, transportado luego en avión a su país. La difusión del caso hizo caer también los apoyos de importantes empresas y medios de comunicación occidentales (como la CNN, The New York Times, The Economist y el millonario inglés Richard Branson) a la cumbre empresaria y económica “Future Investmente Initiative”, prevista para los días 23 al 25 de octubre en Riad. Sólo confirmaron su asistencia el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin y la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

En sus dichos a la CBS, Trump comentó que el caso Khashoggi “está siendo investigado” y que “seremos capaces de averiguarlo”. Trump dijo que por el momento Arabia Saudita “lo niega vehementemente”. Y se preguntó: “¿pueden haber sido ellos? Sí. Vamos a llegar hasta el final de esto y habrá un castigo severo”. ■