Cachi: parada obligada en el Norte Argentino

Sus casas bajas de muros anchísimos construidos en adobe, su arquitectura colonial, sus esquinas en ochava que conjugan con mercados de artesanías y el paisaje del valle que dibuja el Río Calchaquí ofrecen una estadía apacible y pintoresca en Cachi.

Antigua zona de pasturas y de historias precolombinas, supo ser un lugar de encuentro y descanso para los viajeros hacia y desde el Alto Perú en la época del Virreinato.

Pero son más de diez mil años de historia que surcan estas tierras nutridas por el río calchaquí y al pie del Nevado de Cachi con sus 6.380 msnm. y que le brinda el nombre al pueblo porque tanto en lengua quichua en la que Cachi significa sal y en lengua Kakan (de los diaguitas) Piedra del silencio, es lo que se ve y se siente en el lugar.

A menos de una hora está el Parque Nacional Los Cardones, que en sus 64.117 hectáreas ofrece recorridos especiales para visitar en vehículos autorizados con guías expertos y áreas específicas para practicar senderismo. Uno de los senderos se encuentra en la zona conocida como “Valle Encantado” y se puede acceder a aleros con pinturas rupestres.

Si se camina entre los cardones en completo silencio se puede escuchar un sonido sutil que recorre el aire como un silbido profundo. Es el viento que roza las espinas enormes de los cardones que en algunos poblados las ancianas aún utilizan como agujas para tejer.

 

Fuente: Ambito.com