Buscan asegurar el abastecimiento de trigo

La industria molinera y los exportadores están trabajando en conjunto para asegurar el abastecimento de trigo en el mercado interno, en un momento en el que, pese a que la cosecha está casi finalizada, hay una escasez de oferta del lado de los productores. Hubo un planteo del Gobierno para que se logre un consenso interno en la cadena, y en esa línea hay reuniones en el sector privado que podrían derivar en algún mecanismo que permita conseguir ese objetivo.

De una cosecha 2019/2020 que para el Ministerio de Agricultura se terminará ubicando en 19 millones de toneladas, los exportadores ya compraron 13,44 millones de toneladas de trigo. Los exportadores tienen más que los 12 millones de toneladas que oficialmente se habían considerado como saldo exportable.

En tanto, los molinos harineros ya adquirieron 1,35 millones de toneladas, cuando, según calculan, necesitarán para este año hacerse de un total de 6,6 millones de toneladas del cereal para convertir en harina. Sumando las compras de la exportación y de la industria, el 77,8% de la cosecha ya está comprometida . Quedan poco más de 4 millones de toneladas para comercializar, que, no obstante, viene a un ritmo bajo. Además, todavía no se sembró el trigo del ciclo 2020/2021. Su implantación se inicia en mayo próximo y la cosecha recién se producirá en noviembre, esto es, dentro de diez meses.

Todo esto contrasta con la gran cantidad de mercadería que se anotó para exportar antes de que el Gobierno subiera las retenciones al trigo del 6,7 al 12 por ciento.

El actual momento en el mercado le puso presión a los precios del cereal en los últimos días. Desde el 29 de noviembre último, el disponible en Rosario subió un 13,1%, de 168 a 190 dólares por tonelada. La posición enero en el Matba Rofex aumentó 18,4%, de 171,50 a 203 dólares, y el FOB puertos argentinos (valor de exportación) se incrementó un 16,8%, de 197 a 230 dólares.

Según contaron fuentes de la cadena agroindustrial, el Gobierno pretende que, ante la situación que se dio en el mercado, el mismo sector busque una solución internamente. Esto significaría que, por ahora, el Gobierno no hará una intervención directa. En rigor, el registro para declarar las ventas al exterior sigue abierto.

“El Gobierno no pidió intervenir, nos pidió que buscáramos la solución intracadena, por eso nos juntamos con Ciara-CEC (cámara de exportadores) para ver el mercado”, señaló una fuente ligada a la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM).

Según la fuente consultada, las charlas no pasan por el precio del cereal, sino por asegurar el abastecimiento de la mercadería. “Estamos en eso, con el fin de asegurar el abastecimiento para que se pueda exportarsinproblemaylamolinería pueda abastecer el mercado interno sin problema”, indicó la fuente de esa industria. Agregó que se apunta a “convenir internamente, así la misma cadena le busca la solución sin que se meta el Estado”.

Ante una consulta, una fuente de la exportación señaló que ante el actual contexto “hay un monitoreo del Gobierno de cerca, pero sin meterse. Entre FAIM y Ciara siempre hablamos. Tenemos un seguimiento de información de mercado junto a la Bolsa de Cereales”, apuntó.

El gobierno de Mauricio Macri liberó las ventas al exterior de trigo luego de que durante el segundo mandato de Cristina Kirchner como presidenta se interviniera sobre el mercado con permisos y cupos para exportar. Esa práctica hacía que los precios internos se derrumbaran porque había momentos en los que no era fluida la competencia por la mercadería de los productores.

En una reunión con la Mesa de Enlace cuando era candidato, Alberto Fernández se comprometió a evitar medidas distorsivas sobre el comercio. Al cierre de esta edición la Nación no tuvo respuestas en la cartera de Agricultura a una consulta sobre este tema.

Fuente: LN