Bianchi, de IOL: “Los bonos largos en dólares podrían otorgar ganancias muy importantes”

Condicionado por las elecciones presidenciales, Alejandro E. Bianchi, Gerente de Inversiones de InvertirOnline.com, le brindó a BANK MAGAZINE dos tipos de portfolios para invertir en este momento del país: uno conservador y otro agresivo. Su perspectiva es que con la suma de Pichetto, el Gobierno tiene grandes posibilidades de ser reelegido. Cuál es la cartera ideal para este momento.

Por Mariano Jaimovich

– ¿Qué carteras de inversión están recomendando en este momento preelectoral tanto para una cartera conservadora como arriesgada?

-Para los conservadores,uno de los principales riesgos que enfrenta hoy el inversor en activos argentinos está vinculado al riesgo de default. Dicho riesgo se ve reflejado en la elevada tasa que pagan los bonos en dólares, y depende del resultado de las elecciones presidenciales, donde las probabilidades por el momento son casi 50 y 50. En caso de triunfar la continuidad del gobierno actual, el mercado probablemente verá una drástica reducción en este riesgo, pero en caso de que triunfe la oposición, el mercado probablemente verá aumentado el mismo. La manera de evitarlo es permanecer lo más corto posible. Por otro lado, debemos citar que desde que el FMI permitió al BCRA intervenir en el mercado monetario, el dólar quebró a la baja la tendencia alcista que tenía desde marzo 2018.

Alejandro Bianchi, de IOL: “Los bonos largos en dólares podrían otorgar ganancias muy importantes”

Dadas estas dos situaciones, es recomendable para un inversor conservador, intentar mantenerse con vencimientos cortos, y en pesos, aprovechando la quietud del billete estadounidense. De esta forma, las cauciones bursátiles y las Lecap al 31 de octubre de este año, que presentan tasas del 53% y 54% respectivamente, deberían tener una participación preponderante en el portafolio, con un 30% del total de la inversión por cada uno de estos dos papeles.

Estos vencimientos cortos le permitirán ir calibrando el destino de ese dinero una vez que el panorama electoral esté más claro. A su vez, para no perder rendimiento, en caso de la continuidad del gobierno actual, incorporamos dos bonos de vencimiento posterior a las elecciones, pero de atractivo rendimiento. Un 20% de la cartera lo destinaría en el TJ20, que otorga la ganancia de la tasa de política monetaria, y que a valores de hoy rinde 91,5% en pesos, y otro 20% del portfolio en el Bonar 2020 (AO20), que rinde 16,7% en dólares, para agregar algo de diversificación en divisa dura al portafolio.

-¿Y en el caso de un inversor agresivo qué le recomendaría?

Para quienes creen en la continuidad del gobierno, y quieran tomar esta posición agresiva, deberían posicionarse en los activos que pueden tener mayor crecimiento en los próximos años.

Por un lado, un 30% de la cartera en acciones bancarias, recomendables siempre que se espera una recuperación económica dado que el manual básico del operador bursátil indica que serán quienes financiarán la expansión y, por ende, suelen tener una mayor beta. Y, por otro lado, otro 30% del total del portfolio en acciones energéticas, que tras la normalización tarifaria darán un buen hedge frente a la inflación rezagada con la que ajustan sus tarifas, y sobre las que se pueden encontrar también precios atractivos pese a esta cobertura que ofrecen. Adicionalmente, dentro de las preferidas del sector, podemos citar a TGS, que como ir “long Vaca Muerta”, uno de los activos que puede cambiar la matriz productiva de la argentina en los próximos años y que con la incorporación de Pichetto, oriundo de la zona, a la fórmula oficial, se ven aún más potenciados.

Completamos este portafolio agresivo en dos posiciones en bonos de largo vencimiento (2033 y 2046) en dólares argentinos, con un 20% del capital en cada una de ellas, como el Discount (DICA) y AA46, y que hoy ofrecen tasas de rendimiento del 13% y 10%. Creemos que la ganancia en este caso puede venir por varias fuentes. Por un lado, el salto del dólar luego de finalizado el período eleccionario (independiente de quién gane), y por otro, la suba de precios de los bonos ante la reducción de spreads en caso de que haya continuidad de la fórmula oficial. El riesgo, claro está, es que el triunfo sea de la oposición, en dicho caso, los spreads podrían ampliarse.

-¿Qué papeles son los más destacados en este momento para invertir?

-La incorporación de Pichetto en la fórmula oficial, tras el triunfo del peronismo por niveles superiores al 50% en la mayoría de las provincias, mejora las perspectivas de Macri de una reelección. En el escenario que eso suceda, los bonos largos en dólares podrían otorgar ganancias muy importantes ante la reducción de los spreads.

-Por el lado de las tasas de interés, ¿qué considera que sucederá antes de las elecciones presidenciales con ellas?

-La decisión del BCRA de no aumentar la base monetaria hasta diciembre hará que la inflación continúe en tendencia descendente. A su vez, la posibilidad de intervención en el mercado cambiario reduce el riesgo de que el dólar se escape. Estas dos tendencias deberían primar para generar un sendero de reducción de las tasas hacia las elecciones. Cambios en la política de encajes recientes podrían generar que se reduzca el spread momentáneamente entre Badlar y Leliq por liberación de encajes.

-¿Esperan alguna medida particular del BCRA que modifique el contexto de inversión?

-El BCRA anunció que no modificará la base monetaria hasta diciembre. Post elecciones, la “bola de Leliqs” debería ser un tema a atacar por la institución. Y ello podría implicar un nuevo movimiento alcista del tipo de cambio. Por ello, es que vemos relativa estabilidad en el dólar durante el período eleccionario y un posible retorno a una tendencia más alcista hacia diciembre, independientemente del resultado.

-En caso de que gane el kirchnerismo por 5 puntos, ¿qué pasaría con el dólar y qué cartera de inversión realizaría?

-En caso de que en las PASO la diferencia a favor del kirchnerismo sea superior a 5 puntos, o bien saque más del 40% de los votos, es de esperar una fuerte caída del equity, y que los spreads y el riesgo país se agranden junto con la incertidumbre. En dicho escenario, sería necesario tomar una posición ultra conservadora en dólares cash y letes de corto plazo (con vencimiento antes del fin del mandato presidencial) en dólares, a la espera de que el mercado descuente una caída importante para volver a entrar.-