Beldi: Trump y Macri hacen fuerza por un dólar bajo

En un mundo globalizado, donde un tweet de Donald Trump decide el destino de los inversores de riesgo del planeta, la Argentina se hizo a un costado.

Por Luis Beldi

Luis Beldi: “la razón del nuevo atraso cambiario, las tasas altas y la Bolsa en alza, es una apuesta directa a la reelección”

Los inversores locales le dan más importancia al clima electoral que al duelo de Trump con el titular de la Reserva Federal o al presidente del Banco Central Europeo. Después de todo, Trump quiere lo mismo que el Gobierno argentino: un dólar devaluado.

Así, sin querer, el presidente norteamericano ayudó a que el peso sea la moneda que más se revaluó en el planeta en los últimos dos meses y medio. Subió hasta en junio, cuando el dólar alcanzó uno de los valores más altos en el mundo.

La Bolsa, también sigue su camino independiente de la guerra comercial que mantiene Estados Unidos con la mitad del planeta. Por eso, la recuperación de algunas acciones de empresas que tienen una valuación en dólares que es la mitad de la que tenían en 2017.

Los bancos, los más afectados, por los últimos golpes que les dio el Banco Central, ahora ven la luz y sus papeles no paran de subir. Macro aumenta 100% en lo que va del año y Galicia, subió 50%.

Pero ahora, los inversores van tras las empresas de electricidad. Edenor sube aceleradamente, pero está más de 16% abajo en lo que va del año y ese atraso estimula a los inversores. Saben que, si gana Macri, el aumento de tarifas compensará la apuesta.

La razón del nuevo atraso cambiario, las tasas altas y la Bolsa en alza, es una apuesta directa a la reelección. En las encuestas se afirma el Presidente, pero no tanto como en los mercados. La diferencia es que los primeros no ponen plata atrás de su presentimiento. Los inversores, en cambio, no solo juegan con esas encuestas, sino que hacen las propias y le agregan cálculos de probabilidades.

El último paso que están por dar, son los bonos de la deuda. Si el riesgo país comienza a retroceder más aceleradamente y acercarse cuando se vote en las PASO a los 700 puntos, puede llegar a las elecciones de octubre en 650 o menos lo que alejaría el riesgo de default en 2020.

La gran apuesta a las PASO es que una buena performance del oficialismo traería más euforia a los mercados porque el riesgo asumido promete grandes premios. Tener asegurado un rendimiento en dólares de 16% anual hasta 2033 con un bono como el Discount en dólares con ley argentina, es un premio que se parece más a una lotería que a una inversión. La ganancia prolongada por más de una década en esos niveles resulta inconcebible en la cabeza de cualquier inversor del planeta.

Por eso los fondos del extranjero, se acercan cada vez más. Apuestan monedas en relación al volumen que manejan, pero para el mercado argentino representa volúmenes importantes.

En las mesas, los operadores, ven otro clima y operan como en los mejores tiempos. Pero el dato clave del primer día hábil de la semana más corta del año, fue la resurrección de Mirgor, un papel muy apreciado por Macri que fue uno de los fundadores de la empresa. Mirgor subió más de 5% el miércoles y a pesar de este avance está apenas 1,21% arriba en lo que va del año. Si se toman los últimos 12 meses, el papel aumentó 0,15%. Los inversores que, hasta ahora, solo apostaban a las empresas de energía y a bancos, lo incorporaron a su menú. Ven una oportunidad más.

Se vienen días donde se juega a cara o cruz. La ventaja es que los deseos de Macri y Trump coinciden: ambos quieren un dólar bajo.