Beldi: por qué Paraguay es elegido por las mesas de dinero argentinas

Con el renacimiento de los bonos de Chile, de la Bolsa (subió 7% en dos días) y del peso chileno que se revaluó 1,50% el lunes y volvió a nivel del principio de los conflictos, los argentinos se sintieron aliviados.

“Los argentinos descuentan el fortalecimiento de Paraguay porque ya saben lo que sucede cuando se endurecen las retenciones al agro. Por qué Paraguay es elegido por las mesas de dinero argentinas, por Luis Beldi

Los bonos y a bolsa chilena, fueron uno de los refugios de los USD 24 mil millones que se fueron de los bancos desde las PASO. Cuando surgió la crisis chilena, los bonos tuvieron una leve baja de la paridad que hizo que la fuga se reorientara a títulos brasileños y paraguayos, un país que tiene 300 puntos de riesgo con bonos fuertes, pero de poca liquidez.

De todas maneras, los argentinos descuentan el fortalecimiento de Paraguay porque ya saben lo que sucede cuando se endurecen las retenciones al agro y le suben los impuestos a las exportaciones de la Argentina.

En ese momento, las fronteras y los puertos se transforman en un universo con agujeros negros por donde se van productos no declarados para ser re exportados desde el país vecino que tiene una moneda, el guaraní, que permanece inalterable. La triangulación con Paraguay es histórica. Es, junto a Uruguay, el país que más se beneficia con los controles de la economía local.

Los mecanismos de fuga de exportaciones están intactos y la corrupción abarcan a todos los controles. Con un código penal que va a ser más leve y permitirá la liberación de funcionarios aduaneros que participaron en esos años de maniobras de contrabando de exportaciones, el mecanismo parece estar intacto.

Por supuesto, no cometerán errores anteriores como calificar a la soja como alimento de mascotas, un rubro que no tenía retenciones.

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner cuando vio el increíble aumento de las exportaciones del rubro, le puso retenciones. Los auténticos exportadores de mascota, fueron a reclamar porque el negocio de vender al exterior, que en la realidad era muy reducido, los dejaba afuera de mercado. “En ese momento repararon que las mascotas no comían soja”, dijo un operador veterano en estas lides de enriquecerse con las regulaciones.

Entonces aparecieron los abogados que trabajaban con media docena de jueces que dictaban amparos y obligaban al Banco Central a venderle dólares a precios oficial a importadores que no tenían las Declaraciones Juradas de Anticipo de Importaciones, aprobadas por la Secretaría de Comercio. Jueces y abogados ganaron fortunas.

Lo cierto es que los argentinos ni lerdos ni perezosos ya están en Paraguay negociando con los operadores locales para abrir mesas de dinero que se ocupen de todo lo atinente a las divisas que pueden generas las nuevas regulaciones.

Cuentan a favor con el guaraní, una moneda que hace años que permanece inalterable y sin regulaciones, frente a dólar.