Beldi: El BCRA y Economía, crearon su propio Coronavirus

Mientras los inversores el mundo están huyendo del riesgo por el temor a la pandemia del coronavirus, en la Argentina la tierra arrasada ha minimizado sus efectos. Por eso los bonos en dólares con legislación de Nueva York no caen. Si bajaran por el temor al riesgo, tendrían precios de liquidación y dejarían de pertenecer a los grandes fondos para pasar a manos de los fondos buitre que, poco les interesa negociar. Ellos van a exigir el pago total o practicarán su deporte preferido: litigar en los tribunales norteamericanos.

Pero la gran condena argentina, ahora no está en los bonos en dólares, aunque parezca una ironía. Después de la reperfilación del Bono Dual, se quebró la curva de pesos. Los inversores no quieren los nuevos bonos que licita el gobierno y ya fracasaron las tres licitaciones que hizo desde que incumplió con el pago en tiempo y forma con el Bono Dual o AF20 como se lo conoce por su sigla.

En la licitación del miércoles, el primer día hábil de la semana después del feriado de carnaval, recaudó apenas 1% de lo que necesitará para renovar los $ 220 mil millones que comienzan a vencer desde el viernes y se extenderán a lo largo de marzo. Otro reperfilamiento para esos bonos, sería insoportable para el mercado y, si se opta por emitir para pagarlos, algo explosivo porque el mundo está saliendo de las monedas emergentes y esos nuevos pesos harían presión sobre el dólar que se trasladaría a precios y las tasas, que se bajaron tan ligeramente en los últimos tiempos, serían negativas frente a la inflación esperada.

Nadie comprende la estrategia del Banco Central de bajar tasas en medio de la crisis de monedas emergentes y cuando se está por negociar la deuda con acreedores que serán más hostiles porque no quieren riesgo. Si la Argentina se pone exigente en la mesa, puede haber fracaso. Los bonos con legislación extranjera están en su mayoría en manos de cinco grandes fondos que le impedirán reunir la masa crítica necesaria para renegociarlos. Cabe recordar que para los bonos cortos y medianos se necesita 75% de los acreedores apoyando la negociación y, para los bonos que nacieron con el canje de Néstor Kirchner, 85%. De hecho, esos bonos no se reperfilarán. El capital comienza a vencer en 2024 y el vencimiento final de los títulos es en 2033.

En lo que afectará el coronavirus, será en la relación con el campo. Imponer un 3% adicional de retenciones a la soja que está en plena baja porque China cerró sus mercados y el dólar mayorista atrasado porque se devalúa a un ritmo inferior a la inflación, traerá conflicto. También están bajando el maíz y el trigo.

Por supuesto, la Argentina en este momento con o sin retenciones debe olvidarse del comercio exterior. Este dólar es más atractivo para importar que para exportar. La Argentina es un país que crea sus propias epidemias