Beldi: Cómo Guzmán emitió en silencio $ 100.000 millones

Por Luis Beldi

El gobierno quiere llegar a fin de marzo de la manera que sea para renegociar la deuda en las mejores condiciones posibles. Por eso postergó USD 9.000 millones de pago de Letras del Tesoro, porque los mayores vencimientos se concentran en el primer semestre y, con la deuda renegociada, todo lo que se puedan sacar de encima en este momento, les dará mayor margen de acción porque acumulan dólares.

El razonamiento tiene sus bases en que desde que asumió Martín Guzmán como ministro de Economía, las reservas crecieron USD 700 millones a 44.785 millones.

Además, hay algunas artimañas que no revelan. El jueves el Banco Central le dio al Tesoro a través de la cuenta Adelantos Transitorios, $ 100 mil millones. Esto es, lisa y llanamente emisión de dinero. Pero la encubren, porque no quieren quedar como un Gobierno emisor en medio de un impuestazo y un feroz ajuste fiscal sobre el sector privado. Lo que sucede, al igual que hizo Mauricio Macri, no revelan la situación angustiante del Tesoro en el corto plazo.

Por de pronto, el mercado responde al plan que, teóricamente, está preparado para durar seis meses.

Pero los inversores se cubren ante el tsunami de tipos de cambio que invade ell mercado y trata de comprar los dólares más baratos. El viernes hubo una fuerte demanda del Bono Internacional 2117 y del Discount, porque pagan intereses el 28 y 31 de diciembre, respectivamente. Son dólares genuinos sin el impuesto del 30% que cobrarán los tenedores.

Por eso hay fuertes apuestas, al Bonar 2020 que tiene un precio de default y paga intereses el 8 de abril. Los que creen que el Gobierno no llega a fin de marzo con la deuda negociada, compran ese bono que tiene su vencimiento final el 8 de octubre.

Este título tiene un precio de default y cuesta $ 46 que equivale a un costo en dólares de $ 7. El 8 de abril paga 4 dólares de intereses, es decir más de 50% de lo que cuesta. Y si por lo bajo del monto de su vencimiento, el 8 de octubre, el Gobierno lo pagara íntegramente, la ganancia para el tenedor sería superior a 200% en dólares. Caso, contrario, se quedará con un bono que será renegociado, pero no perderá nada porque ya tiene precio de default.

El lunes se verá el voto de confianza que el mercado le dará a la buena negociación del vencimiento de $ 21 mil millones de los BOPOMO y a la noticia negativa de la reperfilación de las Letras del Tesoro en dólares, que llevaron a la agencia Fitch a recalificar a bonos argentinos como “default restringido”.