Beldi: acreedores aceptarían no capitalizar intereses si no hay quita

Beldi: acreedores aceptarían no capitalizar intereses si no hay quita

A pocos días de asumir, Alberto Fernández no tiene equipo económico y mucho menos un plan para ejecutar. Desde el entorno hablan de los rechazos que tuvo a los principales candidatos para manejar la economía en especial a Martín Redrado y Guillermo Nielsen.

“Los acreedores aceptarían no capitalizar intereses si no hay quita”, por Luis Beldi

Las vicisitudes lo llevaron a hacer lo que no quería: un esquema similar al de Mauricio Macri donde el poder de un ministro de Economía se diluye en un laberinto de secretarías y subsecretarías.

Pero lo fundamental es como va a renegociar la deuda porque no hay antecedentes de bonos soberanos donde los acreedores dejaran de cobrar por dos o tres años los intereses. El gobierno habla de no pagar nada, pero la cuota del capital anual habrá que reprogramarla y pagarla puntualmente y los intereses no pagados se sumarán al capital adeudado.

Lo que pretende hacer la Argentina con os bonos soberanos no tiene antecedentes en el mundo. La falta de un equipo económico fuerte se hará sentir porque los acreedores si aceptan que no les paguen los intereses y se los capitalicen, no aceptarán ninguna clase de quita.

Por eso, los futuros funcionarios quedaron encerrados en el dilema del huevo o la gallina. El plan de poner pesos en el bolsillo de la gente no funcionará si la gente no demanda pesos. Caso contrario, esos pesos correrán tras el dólar, elevándolo en los mercados alternativos a niveles muy altos que sabotearán el cepo del mercado oficial. Cuando la brecha es grande se enciende la imaginación para pasar parte de las exportaciones por otro lado y para sobrefacturar las importaciones.

Por eso, se estima que mientras negocien, deberán pagar puntualmente los vencimientos en pesos y en dólares para no caer en default.

Pero la otra novedad, es que los acreedores no van a aceptar que les renegocien los bonos hasta 2024, año en que vence el mandato. Exigen que se restructure toda la deuda, incluidos los bonos del canje del default anterior que diseñó Roberto Lavagna. Esos bonos vencen a partir de 2033 y van a ser parte de la renegociación. Será un antecedente raro, pero no hay país que tenga bonos defaulteados que son restructurados más de diez años después. Esta novedad puede provocar una fuerte suba del riesgo país en el corto plazo.

Como las provincias no participarán de la restructuración, hay inversores comprando bonos de las provincias petroleras y del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.  Son bonos de poca liquidez, pero tienen elevados rendimientos.

Lo cierto es que los inversores pasado el fin de mes acentuarán la cobertura en dólares. El “blue” esta semana puede perforar los $ 70 y el contado con liquidación y el dólar Bolsa, ya retomaron su rally alcista.

El futuro Gobierno da la imagen de improvisación, pero es una realidad que va contra la voluntad de Alberto Fernández y la dicta la peligrosidad de tener un doble comando para resolver temas tan sensibles.