Baldomir, entre los mejores del terruño argentino

Diverso y fascinante. El clima semidesértico de Cuyo, junto con las condiciones extremas de los Valles Calchaquíes y la fría estepa patagónica, convierten a este país en un escenario ideal para la producción de diferentes estilos y calidades de vino.

Hablar de Luján de Cuyo es hablar de vino por excelencia. Un lugar que, a pesar del surgimiento de nuevas regiones para cultivo de vides, trasciende la moda y se impone como favorito en el mercado.

Su gracia reside en combinar la grandeza de una zona única para la producción de vinos de calidad y el hecho de que esos vinos agradables, modernos y delicados.

Tal es el caso de la nueva línea de vinos Baldomir de Finca Martino.

Fincas Don Martino nació en 2001 bajo la premisa de elaborar vinos de calidad respetando la propia expresión de cada varietal y su desempeño en cada terruño.

Hugo Martino, creador de la compañía, eligió Agrelo, en Luján de Cuyo, una de las mejores zonas vitivinícolas de la Argentina y del mundo para el desarrollo de vinos Alta gama. Descubrió un pequeño viñedo, Finca “La Violeta”, sobre la famosa calle Cobos, de uvas Malbec exclusivamente.

Allí apostó a la nobleza, al carácter único y a la fortaleza expresiva de este varietal y ese terroir, El viñedo produce uvas Malbec desde 1926, habiendo generado algunos de los mejores vinos de la zona, reconocidos internacionalmente.

Así el desarrrollo de la finca, desde 2013, el afamado enólogo italiano Attilio Pagli, (considerado uno de los diez mejores enólogos del mundo según la crítica internacional) impulsa la nueva línea de vinos Baldomir.

“Lo interesante de Baldomir y de todos los vinos de la bodega – que es un poco europea en ese sentido- es que son los mismos dueños y socios del proyecto quienes piensan y diseñan cada vino, los presentan y comercializan: Hugo Martino, su hija Fernanda, quien se incorporó al proyecto en el 2014 y Raúl Molteni. Ellos saben bien qué estilo de vino quieren y se mantienen fieles a ese estilo que los identifica”.