Autos chinos, en yuanes y al cambio oficial

Autos chinos, en yuanes y al cambio oficial

El BCRA no le vende dólares al importador: utiliza el swap. Por esta vía se vendieron 800 unidades en el año.

¿Quién ha visto alguna vez un yuan?

A diferencia de los dólares de los que ya se burlaba Perón en 1948, o incluso los euros, la moneda de la República Popular China no es vista por los ahorristas como un refugio de valor.

Sin embargo, durante el primer cuatrimestre de este año hubo casi 800 compradores de vehículos cero kilómetro que, de manera indirecta, adquirieron al Banco Central millones de yuanes que fueron usados para pagar esas importaciones.

Con los vehículos importados de alta gama, el Gobierno optó por la vía pragmática y ahora acepta el pago con dólares en efectivo por parte del cliente, para no exigir el uso de reservas del Banco Central. Esa modalidad fue incorporada en el Sistema de Importaciones o SIRA, para destrabar importaciones que llevaban frenadas hasta más de dos años por el cepo.

Desde noviembre ya ingresaron cerca de 2.000 unidades de alta gama, cuyo precio tiene un componente de dólar billete ($488 por unidad, al cierre del martes) que comprende al menos el 50% del precio final.

Con los vehículos chinos la situación es distinta: al igual que todos los vehículos importados, sus listas de precios están nominadas en dólares. Pero en es te caso, la Secretaría de Comercio y el Banco Central aprueban las importaciones por la vía tradicional, esto es, con el importador adquiriendo las divisas a precio oficial en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC). En vez de 488 pesos por dólar, los compradores pagan 242 pesos (cierre del martes) por unidad.

¿Por qué algunos autos sí y otros no? La diferencia es la fuente de financiamiento.

Los vehículos chinos no se pagan con dólares, sino con los yuanes que el Banco Central atesora entre sus reservas. Equivalen a unos 5.000 millones de dólares (cada yuan equivale a 0,14 dólar) y las automotrices chinas, desde ya, aceptan que se les pague con esa moneda.

Así lo describió uno de los principales integrantes de la Cámara de Importadores y Distribuidores de Automotores (CIDOA).

«Los que tenemos representación de marcas chinas de autos tenemos la opción de usar yuanes para pagar. Las SIRA salen fácil con esa opción. China podés pagar con dólares o con yua nes y el Banco Central tiene un fondo en yuanes equivalente a 5.000 millones de dólares», graficó.

En ventas, los autos chinos no son precisamente líderes: en total, los vehículos de ese origen sumaron 756 patentamientos entre enero y abril, contra un total de casi 150.000 (menos del 0,3%).

Argentina hay 13 marcas de origen chino, que confluyen en la cámara CIDOA. La líder del sector es Chery, con apenas 179 patentamientos en los primeros cuatro meses del año.

Chery es una de las marcas con más trayectoria en el país y con una planta ensambladora en Uruguay. La representación desde hace 15 años la tiene el grupo Socma. Fundado por Franco Macri, el fallecido padre del ex presidente, Socma había sido líder de la fabricación de autos en la Argentina en los años ’80 y ’90, cuando tuvo la representación de la ex Sevel (Fiat y Peugeot). Franco Macri llegó a anunciar, en 2008, que Chery invertiría 500 millones de dólares en una fábrica en el país, proyecto que nunca se concretó.

Inversión por US$400 M

Ahora quien hizo un anuncio similar es el embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, quien en febrero aseguró que la empresa le había confirmado una inversión de 400 millones de dólares para instalar una fábrica. La representación comercial de Chery sigue siendo de Socma, la cual no participó de ese anuncio. Tampoco hubo ejecutivos de Chery acompañando al diplomático.

Otras dos marcas, Shineray y Changan, ensamblan camiones chicos en la Argentina. En La Plata, la empresa local Ralitor produce la versión local del camión chico Shineray T30. Mientras que en La Rioja está Changan Argentina, representada por Omar Daneri (primo de Manuel Antelo), que ensambla el camión chico en formato pick up MD201.

La segunda marca china más vendida en lo que va del año es Foton (167 unidades), fabricante de camiones chicos y utilitarios.

Le siguen BAIC (72 unidades), Haval (54) y Shineray (54): estas tres marcas incluyen en su gama de productos importados costosas camionetas tipo 4×4, cuyos precios en dólares las acercan a sus competidoras de Europa o Corea.

La diferencia es que a esas marcas se les puede pagar con el «swap» de yuanes.

«Las SIRA salen fácil con esa opción. En China podés pagar con dólares o con yuanes».

Alternativa. Los importadores de vehículos de origen chino encontraron una ventanilla abierta: el swap.

Fuente: Clarín