Aumentan las consultas de inversores rosarinos en el mercado de Uruguay

El director de la inmobiliaria Amarras, con sede en Uruguay y oficinas en Rosario, Gustavo Pereira, que las consultas de inversores rosarinos por resguardar su capital en el mercado inmobiliario del vecino país han aumentado en los últimos meses.

“A partir de las PASO, pasamos de cero consultas en Rosario a tener entre 5 o 6 por semana”, indicó el empresario y agregó que la inquietud común en todos los inversores es “la búsqueda de estabilidad”. Pereira remarcó que si bien el cepo al dólar “está afectando más que nada en la temporada de alquileres”, apuntó que “no está impactando tanto” en lo que son inversiones.

En ese sentido, el empresario explicó algunas ventajas que ofrece Uruguay en real estate respecto a Argentina. En primer lugar, marcó una clara diferencia con las regulaciones que existen y que incluso se están impulsando ahora para el mercado locativo argentino con la nueva ley de alquileres. “En Uruguay tenemos un mercado de alquileres abierto, no hay leyes que pongan topes, lo que hace que sea bastante competitivo. Es oferta y demanda. Y si sos empleado del Estado, el propio Estado te sale de garantía; y si no lo sos, hay seguros para que puedas alquilar”, señaló.

Además, puntualizó: “Argentina tiene cantidad de impuestos, sin embargo, el sistema impositivo uruguayo es más cuadrado, es decir, en alquileres tenés solo uno: el 10.5% de Impuesto a la Renta a las Personas Físicas, que es igual para no residentes”, recalcó. “Después, hay impuesto municipal que es como el ABL de ustedes, pero de cada 12 meses de alquiler, te quedan 9 en la mano”, destacó.

Para este tipo de operaciones, señaló que la mejor renta se encuentra en barrios como Pocitos y Punta Carretas, de Montevideo, que alcanza el 4 o 4.5% anual en dólares. “Nosotros en Montevideo recomendamos por valorización y renta Pocitos o Punta Carretas, donde una unidad monoambiente está entre 100 mil o 110 mil dólares. En esos valores es rentable”.

También, dijo, “podés conseguir unidades en otros barrios (como Tres Cruces, Centro, Palermo, La Blanqueada, por ejemplo) por 90 mil dólares, donde la renta va a ser igual o incluso superior (llega al 5,5%), pero la valorización no va a ser tan buena”, argumentó y apuntó que si la compra es al pozo, “tenés dos años y medio de valorización, donde ganás entre un 15 y 20%”.

Amarras hoy en Montevideo posee unos 140 departamentos alquilados a argentinos. Un alquiler promedio de un monoambiente en la capital uruguaya ronda los US$ 400 aproximadamente.

Otro tipo de negocio inmobiliario que sugirió Pereira para realizar en Uruguay es la renta turística abocada a los condo-hoteles en zonas cercanas a Punta del Este, como ser La Barra o José Ignacio, donde se apunta a rentas más elevadas, que rondan entre 6% y 9%.

Allí, incluso, Amarras tiene previsto lanzar próximamente el desarrollo El Escondido, en La Barra, y entregar a mediados del año que viene el proyecto Casa Grande, en José Ignacio. Según narró Pereira, el ticket de entrada para El Escondido ronda los US$ 155 mil, en tanto que para Casa Grande alcanza los US$ 230 mil. “El que invierte en Montevideo busca renta pura, en cambio quien lo hace en renta turística lo puede destinar también para uso propio cuando quiere”, subrayó.