Arzuaga de Terrifico Capital: “Recomiendo no invertir nunca más del 2% del patrimonio total en cryptos”

Gonzalo Arzuaga, es autor del libro “Criptomonedas, las mejores estrategias para invertir en bitcoins, ICO y tokens”, y es fund manager del fondo de inversión Terrifico Capital, especializado justamente en este dinero virtual, del que considera que en unos 10 años un Bitcoin puede llegar a valer un millón de dólares. De hecho,  en los últimos nueve años el valor de esta moneda se apreció 3.000.000 de veces. En una entrevista con BANK MAGAZINE cuenta que a diario se operan u$s1.000 millones en este sistema de intercambio, más que la suma de las acciones de Facebook, Google, Amazon y Apple en la Bolsa de Estados Unidos.

Por Mariano Jaimovich

-¿Cómo nace este fenómeno de las criptomonedas?

-Con la crisis hipotecaria (subprime) en Estados Unidos en 2008 se desató una gran crisis de confianza, en los bancos, las instituciones y los gobiernos. Ahí apareció un paper fundacional de Bitcoin, publicado por un pseudónimo llamado Satoshi Nakamoto. En ese paper presenta su solución a lo que se llama “doble gasto”, un problema real en el mundo digital donde todo es ilimitado y se puede replicar cuantas veces se quiera.


-¿Y cómo se expande tanto y tan rápido?
-A partir de ese momento se desencadenó una ola de oportunidades en estas monedas digitales que permiten transferir valor digitalmente a costos insignificantes. Naturalmente el sector financiero y los bancos son los primeros afectados, aunque la potencia de esta revolución llega aún más lejos.

Para dar una idea de la magnitud, la primera transacción que se le asignó un precio a Bitcoin fue en mayo de 2010 cuando se pagaron 2 pizzas con 10.000 bitcoins. Nueve años después, el valor de Bitcoin se apreció 3.000.000 de veces.

Más allá del potencial desde el punto de vista inversiones en estos cripto activos, una de las aristas más potentes es poder incluir a más de mil millones de personas que viven totalmente fuera del sistema formal de banca y crédito, están condenados al dinero en efectivo únicamente.

-¿Es fácil para cualquier persona acceder a la compra de Bitcoin?

-Cada vez es más fácil. Existen empresas locales que ofrecen el servicio llamado “on ramp” para pasar de dinero fiduciario (pesos o dólares) a Bitcoin, la criptomoneda más utilizada. Hay que crearse una cuenta en cualquiera de los exchanges locales que existen como Bitex, Ripio, SatoshiTango, entre otros, y desde ahí ya se puede operar con Bitcoin y una creciente lista de criptos que poco a poco van incorporando los distintos exchanges locales.

-¿Para qué se usan estas criptomonedad?

-El uso principal por ahora es como reserva de valor, como si se lo comparara con el oro, diría un oro virtual, digital, por llamarlo de alguna manera. Están haciéndose muchos avances en términos de usos concretos en la vida cotidiana de las empresas. Por ejemplo Bitex facilitó la primera exportación de bienes físicos pagados con criptomonedas. O SatoshiTango que permite pagar facturas en más de 3.200 servicios (teléfono, cable, tarjeta de crédito, prepaga) con criptos.

-¿Cuántas criptomonedas hay?

-Para quienes recién se inician probablemente hayan oído algo sobre Bitcoin, sin haber profundizado mucho. Pero en realidad existen más de 2.000 criptomonedas, sólo que unas pocas son las más conocidas para el público no familiarizado con el sector. Ethereum se hizo conocida en los últimos años como una alternativa a Bitcoin, aunque técnicamente cumple otra función, a los efectos financieros de inversión es la segunda cripto que se considera comprar para “diversificar” además de Bitcoin. Es que Bitcoin fue el pionero, el creador de la categoría en 2009.

-¿En cuáles recomienda invertir?

-Es una pregunta simple de respuesta no tan sencilla. Depende del plazo que el inversor evalúa, de la tolerancia al riesgo y de cómo está armado su portfolio no cripto. Para quien recién se inicia, y quiere exponer un poco su patrimonio a criptomonedas, lo más recomendable es comprar mucho de Bitcoin, y un poco de algunas del top 10 que le resulten interesantes. De todas maneras, recomiendo no invertir nunca más del 2% del patrimonio total en cryptos.

-¿Cuáles son los rendimientos hasta ahora? -En los últimos 28 meses, incluyendo la caída estrepitosa del año pasado (pero considerando la suba feroz de 2017), por ejemplo bitcoin aumentó 690%. Son retornos imposibles de imaginar en el mundo financiero tradicional. En Terrifico Capital, el fondo de inversión que administro, los números también son extremadamente positivos.

-¿Se puede salir fácilmente de este tipo de inversiones? ¿cuán liquido es?

-Sí, tranquilamente, las criptomonedas más conocidas tienen volúmenes de trading que superan los mil millones de dólares diarios. Cuando me reúno con inversores interesados en invertir en Terrifico, pero que no tienen exposición crypto, les sorprende mucho saber que diariamente se negocia más en crypto que la suma de las acciones de Facebook, Google, Amazon y Apple en la Bolsa de Estados Unidos.

-¿Cómo impacta a los bancos esta revolución de las criptomonedas y las blockchains?

-De manera radical, sólo que la mayoría de los bancos del mundo, inundados en el día a día con regulaciones, compliance y demás están implementando la teoría del avestruz. Es el error de generalizar, porque hay algunos que están despuntando con departamentos de blockchain investigando cómo aprovecharlo. El problema de fondo no es que los bancos vayan a desaparecer, sino que su principal activo (el dinero fiduciario) va a tornarse irrelevante, como ocurre hoy en día con el email, que quedó totalmente relegado por Whatsapp.

Cuando el 50% del dinero de la población sea dinero digital/criptográfico, la gente se preguntará “¿para qué necesito un banco que me cobra por guardar mi dinero si yo lo puedo guardar solo? ¿Por qué tengo que pagar tanto por transferencias si en cripto es irrelevante el costo de transferir dinero?”. No falta tanto como los bancos creen, en 10 años esa realidad ya será bastante palpable. Y para los tiempos que les toma a grandes organizaciones centenarias adaptarse y reaccionar, eso significar ir empezando… pronto.

-¿Por qué se enfocó en armar un fondo de inversión en criptomonedas? ¿Qué le llamó la atención?

-Siendo emprendedor tecnológico hace más de 20 años, un fondo de inversión era el paso natural para canalizar las oportunidades de crecimiento exponencial de una tecnología que impactará en industrias 50 veces más grandes que las que impactó Internet. A juzgar por los retornos obtenidos en estos dos años desde que lanzamos Terrifico Capital, todo indica que seguiremos enfocados en encontrar los criptounicornios, que serán los líderes ofreciendo retornos inconmensurables. Por eso siempre digo, este es el negocio de la década.-