Armillion y su lujosa reinvención de pagos y llaves

Un equipo de ingenieros, diseñadores y joyeros puso manos a la obra en el proyecto de la marca de lujo Armillion, con sede en Ginebra. ¿El objetivo?, ser capaces de producir un brazalete con un diseño impecable y que al mismo tiempo cuente con la tecnología más vanguardista en servicios financieros y de seguridad en los accesos.

El brazalete Armillion tiene dos funciones principales, realizar pagos contact less y facilitar los accesos sin necesidad de llave, de hasta 128 cerraduras por pulsera.

En palabras de Carlos Z. Belsué, CMO de Armillion, “nuestro equipo ha querido abrazar otra manera de usar las tecnologías modernas que van más allá de los relojes inteligentes, para los usuarios que disfrutan de un estilo de vida activo y atesoran exclusivos materiales”.

Realizado en cerámica y revestido en carbono del tipo diamante, el dispositivo es inmune a posibles arañazos del uso diario; además, aparece con un distinguido acabado en oro amarillo o rosa e incluye toda la tecnología de un auténtico reloj suizo de alta gama.

La función de pago

Bajo el auspicio de Mastercard esta elegante pulsera permite realizar pagos contactless, con tan solo acercar la muñeca. Un modo de que los clientes con un importante poder adquisitivo puedan disfrutar la tecnología incluida en su elegante estilo de vida.

A diferencia de las tarjetas de crédito, el brazalete no presenta ningún número de identificación impreso y los datos están encriptados, lo que añade aún más dificultades a un posible fraude por ejemplo, por suplantación de identidad.

La función llaves

Al margen del aspecto financiero, los brazaletes Armillion tienen otra interesante función. En colaboración con las principales empresas de seguridad global, presenta la ingeniería necesaria para oficiar de llaves, y facilitar el acceso totalmente seguro a la vivienda, trabajo, caja fuerte o cualquier otro lugar que haya sido previamente elegido. Cada pulsera admite el cifrado de hasta 128 cerraduras. Para cualquiera de los casos, estos productos ofrecen la posibilidad de combinarse en un sistema de distintos niveles mediante un PIN o unas lecturas biométricas que contribuyan a mejorar la seguridad.

Exclusividad absoluta

Uno de los detalles que Armillion destaca es que de cada modelo de pulsera tan solo se producirán 10 unidades, como una característica más de distinción. En cuanto al valor de estos brazaletes, su precio va desde los 39.000 hasta los 53.000 dólares

El País, España