Antes era más difícil

Dentro de 30 años, cuando mis hijos tengan mi edad, habrá en el mundo casi 10 mil millones de habitantes, o sea 2500 millones de personas más de las que hay hoy.  Piensa un segundo de ¿Cómo será ese mundo? ¿Dónde vivirán esas otras personas? ¿Cómo se ganarán la vida?

Zuchovicki: Si Vilas hubiera invertido los us$77.000 de Roland Garrós en acciones de Oracle, hoy tendría us$39.600.000

Antes de que arriesgues una respuesta déjame contarte como era el mundo 30 años atrás así comparamos la capacidad de transformación de una sociedad en ese lapso de tiempo y veamos entonces si todo tiempo pasado fue mejor.  Hace 30 años (promediando los ochenta)  El presidente de los Estados Unidos era  Ronald Reagan y la tasa de interés era del 12% anual en dólares.  China era un Nación pobre liderada por Deng Xiaoping. La primera ministra británica era Margaret Thatcher, el presidente francés, François Mitterrand, y el presidente soviético, Mikhail Gorbachev, Ellos dominaban los titulares de los diarios, de las radios y de la tele; no había otros medios, casi ni cable y “la nube” era solo amenaza de lluvia.

En Argentina pasábamos de la plata dulce a la híper, de los milicos y  desaparecidos, a la vuelta a la democracia y a los paros a Alfonsin. No había pesos, sino australes, que llegaron a valer más que el dólar. No había celulares, en realidad ni teléfonos había, la guía Peuser era la biblia para los que veníamos a estudiar a Buenos Aires, los protagonistas de Clave de Sol ni un beso en cámara te mostraban, y a mis padres les mandaba cartas certificadas a Mar del Plata para contarles como estábamos.

En ese momento, la población mundial era unos 4500 millones de personas, donde el 42% (casi dos mil millones) vivía en la pobreza extrema. Se temía que la población creciera más rápido que la capacidad de producción agrícola y eso creara todavía más pobreza.

Pero las predicciones malthusianas fallaron.

Si bien la población mundial aumentó a 7500 millones de personas, hoy sólo unos 750 millones -apenas el 10% de la población total- viven en la extrema pobreza. China y la India, en particular, sacaron de la pobreza a cientos de millones de personas en las últimas décadas, y mejoraron los ingresos y la salud de sus ciudadanos.

A veces me da miedo el progreso, que las redes me controlen todo lo hago, pero con el tiempo fui aprendiendo que esta bueno que google maps o waze me simplifiquen la vida, que en mi celular tenga correo, chat, facebook, diarios, netflix, futbol en vivo, despertador, música, cotizaciones online, clima, WhatsApp. ¡¡¡¡SKYPE!!!!

Entienden, puedo ver con quien estoy hablando y en la película “Volver al Futuro “(estrenada en 1985) eso era ciencia ficción. Es más, no sé cuándo fue que cambie tanto, que antes las cartas tardaban una semana y estaba bueno y ahora me pone ansioso que no me contesten un mensaje al instante.

Las cosas cambian, siempre cambian, lo que asusta ahora es la velocidad de esos cambios.

Hay que saber aceptar que las cosas no son ni mejores ni peores, solo cambian y hay que ser flexible. Adaptarse es entender que si las cosas son diferentes nuestros comportamientos también deberá ajustarse y en lugar de sufrir por lo que no hice en el pasado, pensar en lo que puedo hacer en el nuevo contexto.

Vilas ganó Roland Garros en 1977, ganó algo más de 70.000 dólares en premios. Usted pensará que esta cifra es ínfima con respecto a lo que se gana hoy. Pero en 1977, con esa plata, se hacían más cosas que con dos millones hoy. Desde que Vilas gano todo en 1977, somos el doble de habitantes en el mundo. A propósito, ese mismo año nacía Oracle, su fundador Larry Ellison, obtenía un contrato con la CIA para diseñar un sistema especial de bases de datos, y hoy es una de las empresas más grandes del mundo, administrando datos en la nube. Es más, si Vilas hubiera invertido el premio en acciones de Oracle, hoy tendría 39.600.000 dólares.  ¿Algo cambio no?