Analytica, el Gobierno está actuando con velocidad y en la dirección correcta

Economistas descuentan que habrá impacto fiscal del paquete de medidas que lanzó el Gobierno la última semana y ponen el acento en el salto que podría tener la inflación, por la previsible emisión monetaria.

Hay un cierto consenso entre los analistas sobre la rápida reacción del Gobierno para intentar mitigar los efectos negativos de la cuarentena total sobre la actividad económica. Sin embargo, los economistas saben que, como reza una vieja máxima del gremio, “no hay almuerzos gratis”.

El paquete de estímulo fiscal busca atender la situación de los sectores más vulnerables y las empresas más comprometidas, pero tendrá un impacto fiscal cercano 2% del PBI. Y en un contexto de fuerte caída de la actividad, menor recaudación futura, mayor gasto en salud y tal vez, nuevas medidas para atender la emergencia, casi la única alternativa que tiene el Gobierno es apelar a la emisión monetaria.

“Las cuentas públicas venían con déficit y este shock las empeorará de manera importante”, asegura un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), que conduce Nadín Argañaraz. El documento que lleva el sugestivo título de “El coronavirus y las medidas para prevenir que se enferme la economía”, agrega que “la emisión de pesos es el instrumento al que va a tener que recurrirse casi con exclusividad”.

El economista Orlando Ferreres, en tanto, admitió en diálogo con Radio 10 que “un poco más de inflación va a haber, por más que ahora dio bien, en marzo va a subir, porque el tipo de cambio subió y podría haber algunas tensiones”. Proyecta en 3% la variación de precios este mes y 45% en el año, tras un primer bimestre con dos indicadores en caída, en términos interanuales.

Para Analytica, el Gobierno está actuando con velocidad y en la dirección correcta, “administrando recursos muy escasos en un contexto donde no es posible emitir deuda y el fisco no cuenta con holgura suficiente”. La situación es aún más compleja que en la crisis financiera y económica internacional de 2008-09, señala, en la que “el Gobierno disponía de mayor espacio fiscal y contaba con los fondos de las AFJPs recientemente estatizadas”.

En este escenario de medidas proactivas pero en un contexto de mucha incertidumbre, la proyección original de Analytica con caída de 1/1,5% del PBI este año, podría llegar a 2/2,5% con una política fiscal expansiva, y entre 2,8% y 3,3%, sin política fiscal.

su parte, la consultora Seido enfatiza que “pensar en una contracción leve (2,5% en 2020) parece ahora demasiado optimista”. Mucho más, al considerar los diversos frentes -inflación, deuda, falta de crédito, menores ingresos por recaudación- que debe atender hoy el Gobierno.

Fuente: Cronista