Alberto Fernández agita la polémica con su intención de subir impuestos

El candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, convocó este domingo al gobierno nacional a “conciliar políticas de cambio” para una transición ordenada hasta el 10 de diciembre, si resultara electo en los comicios del 27 de octubre. En ese sentido, marcó como una posibilidad una suba de impuestos a las personas físicas, entre ellos el de Bienes Personales.

Consultado en una entrevista radial por la necesidad de cerrar el déficit fiscal para afrontar pagos de la deuda, el candidato a presidente consideró que el sistema actual grava con más firmeza a sociedades que a personas.

Dijo que “algún cambio en el sector impositivo habrá que hacer, no para poner más presión sobre los que más pagan, sino para sumar a otros que no lo hacen”.

En ese sentido, mencionó como posibilidad algún cambio impositivo en Bienes Personales. “La pequeña y mediana empresa tiene que tener un sistema impositivo diferente al de las grandes empresas. Pero hoy tenemos un déficit fiscal de siete puntos. Tenemos que ver cómo hacerlo”, apuntó Fernández. Actualmente, el mínimo no imponible de ese tributo es de $2 millones.

Desde ese piso de 2 millones de pesos, los contribuyentes con patrimonios superiores a esa cifra comienzan a pagar. En el origen del impuesto en los años ’90, los contribuyentes con más de us$100.000 dólares pagaban el gravamen, luego devaluaciones mediante, ese importe se fue reduciendo hasta la actualidad en que a partir de los us$33.000 de patrimonio, ya se tributa. Es decir, con un departamento heredado y un auto viejo, ya tributa un pensionado con la mínima.

Sin embargo, este incremento que Fernández sostiene sería positivo “en cuanto a la equidad tributaria”, para los especialistas económicos tendría escaso efecto en el objetivo primordial de achicar primero el déficit y después tener superávit.

Tras elogiar el modelo de distribución del ingreso que aplicó el Frente Amplio en Uruguay, y días después de señalar como camino imitable para la Argentina la reestructuración amigable de la deuda externa que se hizo en 2003 al otro lado del Río de la Plata, Fernández amplió ayer lunes sus conceptos del fin de semana; y varios analistas impositivos, e incluso Roberto Lavagna, salieron a cruzarlo.

Es el caso del abogado tributarista César Litvin, ofreció una extensa entrevista en el programa de Longobardi, que se emite en radio Mitre. Allí,respecto de la situación impositiva del país y la posibilidad real de aumentar la presión tributaria, afirmó: “estamos en un límite de tolerancia donde los contribuyentes no tienen posibilidades de que se les aumenten los impuestos”, y agregó: “La carga fiscal es extremadamente alta. No creo que haya espacio ni tolerancia emocional para más impuestos”, y continuó: “Bienes Personales es un impuesto de la década del ’90 que nació con un pecado original sólo considera los bienes sin deudas. Cuando nació, nació con un mínimo no imponible de 100 mil pesos dólares de ese momento. Hoy el mínimo no imponible es de dos millones de pesos”, aseguró Litvin.

Por otro lado, determinó que la carga tributaria que poseen los ciudadanos argentinos no solo es muy alta, sino que son pocos los países que aplican el Impuesto a los Bienes Personales, porque tienen efectos negativos sobre a economía. “Desmotiva el ahorro e incentiva la fuga de capitales”, argumentó Litvin.

“Mucha gente no quiere pagar este impuesto porque es un impuesto que muerde un poco su patrimonio. Los pocos países que lo aplican por ejemplo España tiene un mínimo no imponible de 700 mil euros, Francia tiene un mínimo no imponible de un millón 200 mil euros”, comparó el especialista.

Por último, se refirió al nuevo espejo de los candidatos del Frente de Todos: “Uruguay no grava las tenencias de bienes fuera de Uruguay. Aquel que tiene 30 mil dólares en Argentina no es rico. Este impuesto recauda muy poco en Argentina. Los que más recaudan son IVA, Ganancias e Ingresos brutos. Tiene más efectos nocivos que ventajas, como fue la renta financiera”.

“De aplicarse un aumento de Bienes Personales originará la fuga de residentes financieros”, alertó Litvin.

Por su parte, Roberto Lavagna, candidato por Consenso Federal y ex ministro de Economía, armó que “el peso impositivo, sumando Nación, provincias y municipios, ya es prácticamente insoportable“, por lo que desaconsejó incrementar esa carga. En ese sentido, enfatizó: “Lo que hay que ver es cómo vamos a empezar a bajar impuestos para crear empleo”.

Con información de El Cronista, Radio Mitre y Télam