Agenda financiera de la semana

Entramos a una semana corta producto de la cumbre del G-20, que tendrá lugar en Buenos Aires el próximo viernes 30 de noviembre. Sin embargo, además, la semana llega completa de vencimientos

Entre el Bonar 2018 (AN18) y Letes, el Ministerio de Hacienda se hará cargo la próxima semana de pagos por cerca de USD 4.260 millones (USD 3.000 + USD 1.260 millones, respectivamente). Sin embargo, bajándole la relevancia a este dato, es muy probable que la demanda de Letes en USD vuelva a ser alta –hace 15 días la renovación fue del 100%- y prácticamente toda la tenencia del AN18 está en manos del sector público. Por el lado de los pesos, el Tesoro deberá afrontar un vencimiento por alrededor de $44.300 millones por la Lecap de noviembre.

En referencia a estos vencimientos, el Ministerio de Hacienda colocará tres instrumentos. En dólares, una Letra del Tesoro con un plazo a 193 días (vencimiento el 14 de junio de 2019). Con respecto al rendimiento, la tasa de interés mínima será del 4.75% anual, al igual que en la última colocación donde se renovó el 100% de lo que vencía, aunque a un plazo menor en esa oportunidad. Esperamos que el rendimiento de esta letra se ubique por la misma zona.

En cuanto a los pesos, el Tesoro hará una reapertura de dos instrumentos:

1.- Letra en pesos con una tasa de interés de 2.85% capitalizable mensualmente a 116 días de plazo (vencimiento el 29 de marzo).

2.- Bono del Tesoro Nacional a tasa fija con vencimiento el 21 de noviembre de 2020 –TN20-.

Para la Lecap a marzo esperamos que la tasa de corte se ubique levemente por encima de lo que refleja la curva de rendimientos en el mercado secundario. «Hablamos de una tasa que debería ubicarse entre 50-51% anual. En tanto, el Bote 2020 actualmente opera con una TIR del orden del 28.5% en el mercado –nivel bajo debido en parte a su utilización por los bancos para integrar parte de los encajes remunerados» consignan desde Portfolio Personal Inversiones (PPI).

«Entre estos dos instrumentos, preferimos la Lecap a marzo con una duración significativamente menor, lo cual permite un riesgo más bajo, pero una tasa que permanece alta. Bajo la coyuntura actual, y teniendo en cuenta nuestra visión macroeconómica que convalida un descenso notorio de la inflación y mayor estabilidad cambiaria en los próximos meses, consideramos atractiva esta parte de la curva de pesos para obtener una tasa real considerable», concluye el informe de la banca de inversión.