AFIP reglamenta incentivos a inversiones en vivienda social

.La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) puso en marcha los incentivos establecidos en los articulos 205 y 206 de la Ley de Financiamiento Productivo, que tienen que ver con el tratamiento de las rentas de los Fondos Comunes de Inversión (FCI). La medida había sido anunciada por el Gobierno en el tercer trimestre de 2018, como forma de reactivar la obra pública, pero quedó en suspenso (y cajoneada) desde que se firmó la segunda versión del acuerdo stand by con el FMI en septiembre de ese año. El FMI “recomendó” la suspensión de los proyectos de fomento de la obra pública, medida que afecto también, por ejemplo, a las PPP.

El Gobierno de Mauricio Macri reclama el beneficio, para que lo aplique la gestión de Alberto Fernández.

El Impuesto a las Ganancias de las utilidades obtenidas por los FCI, fideicomisos, dedicados a vivienda social quedan exentos. Solo las rentas distribuidas entre los inversores tributarán el 15%.

El plan estimulaba las inversiones en proyectos que el Gobierno trataba de llevar adelante el año pasado. Entre los grandes proyectos estaba el Programa de Participación Público Privado (PPP) y las viviendas populares.

Julio Crivelli, CAMARCO, consideró que es “muy correcto” el incentivo fijado por la ley, aunque “no parece que sea suficiente” para reactivar al sector, paralizado por el cepo al dólar.

“Es necesario un programa de desgravación integral que abarque tanto al inversor como al comprador. Además obviamente para que la vivienda media funcione es necesario superar la crisis macroeconómica”, aclaró el empresario.

Daniel Mafud, de la Confederación de Pymes Constructoras, indicó que “se puede decir que si bien son paliativos, que son positivos, que siempre contribuye a mejorar la ecuación, pero no son medida de impacto”. “Esperamos planes con medidas que generen dinamización de las economía regionales y con carácter de urgencia”, explicó.

Ahora, el organismo que dirige Leandro Cuccioli dispuso que los FCI deben proporcionar a sus inversores una serie de datos, que estos a su vez deberán volcar en sus declaraciones juradas de Ganancias.

Para operaciones hechas en 2018, si es que se pudo concretar alguna, tendrán tiempo a presentar rectificatorias hasta el 31 de enero próximo.

En el caso de Fondos Comunes de Inversión (CFI) de activos financieros, cuyas cuota partes se negocien en los mercados de capitales, la ley indica que la alícuota de Ganancias por rentas distribuidas será cero, por lo cual se considera que de mantenerse las restricciones al acceso a dólar para atesoramiento, se podrían convertir en una alternativa de inversión en moneda local.