Acuerdo para la industria automotriz, en la agenda de Fernández y AMLO

Acuerdo entre la Argentina y México para la industria automotriz. Uno de los temas del encuentro entre el presidente electo Alberto Fernández y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Fernández se encuentra en México desde el pasado sábado, acompañado de varios miembros de su equipo que participarán de reuniones bilaterales, entre ellos lo acompaña Matías Kulfas.

Ennel mes de marzo de este año, se firmó un acuerdo que regula el flujo de venta de automóviles entre ambos países, que estableció la continuidad del sistema de cupos durante los próximos tres años. Este nuevo acuerdo reemplaza a un protocolo anterior que establecía el libre comercio automotriz entre la Argentina y México. Entre ambos países podrán venderse vehículos con libre arancel por un valor de USD 701 millones durante 2019; USD 737 millones en 2020 y USD 774 millones en 2021. Esto representó un incremento con respecto al cupo anterior del 10% en 2019 y del 5% adicional en 2020 y 2021.

Hoy somos un 65% más caros que México, no tenemos la competitividad suficiente para modificar el acuerdo e ir a un aumento de cuota o al libre comercio”, indicaron fuentes de la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa).

“El acuerdo automotriz entre la Argentina y México existía desde hace unos cuantos años y era bastante generoso. Preveía un intercambio de autos sin pagar arancel entre los dos países que era amplio. En el último mandato de Cristina Fernández de Kirchner, como la Argentina tenía atraso cambiario, empezaron a entrar muchos autos importados de México pagando arancel cero mientras la Argentina no exportaba porque era poco competitiva. Entonces se denunció ese tratado y más tarde, no inmediatamente, se renegoció, pero fue menos ambicioso. Hoy el cupo de autos intercambiados entre México y la Argentina sin arancel que es bastante menor que el original”, detalló Marcelo Elizondo, especialista en comercio exterior y director de la consultora DNI.

El Gobierno de Mauricio Macri pretendió incrementar estos acuerdos, pero no pudo avanzar, sobre todo porque habría habido presión de los industriales locales. “Ahora es probable que Fernández lo haga, tanto en el tema automotriz como en algún otro rubro. Creo que está utilizando México como un instrumento de presión para Brasil. La relación con Jair Bolsonaro está muy tensa y puede ser una señal. Hay un interés político antes que el interés comercial específico”, agregó Elizondo.

“Sería una buena señal de que no hay una pretensión de proteccionismo del nuevo Gobierno. Sin embargo, es prudente esperar señales contundentes y concretas; en definitiva, hasta que no asuma como presidente, Fernández no puede firmar nada”, explicó Elizondo.

México es uno de los mayores exportadores mundiales de automóviles gracias a las instalaciones que tienen automotrices como General Motors, Nissan, Fiat-Chrysler y Volkswagen.

La industria local, espera cerrar el año con unas 400.000 unidades producidas. “Nos gustaría poder comerciar libremente con el mundo. Todas las empresas locales son supercompetitivas de las puertas para adentro de sus plantas, pero el problema son los costos puertas afuera, sobre todo impositivos y laborales”, señalaron desde una automotriz. “No estamos en condiciones de aceptar más importaciones desde México”, agregaron.

Una de las medidas que tomó Macri para cumplir con las metas fiscales pactadas con el FMI y lograr una mejora en la recaudación fue la baja de los reintegros a las exportaciones, lo que impactó fuerte en el sector automotriz y para muchas empresas dejó de ser un negocio exportar autos a Brasil.

Luego, en mayo se aumentó de 2,5% a 6,5% el porcentaje de reintegros impositivos que se otorga a las automotrices que exportan su producción a destinos dentro del Mercosur. “Pero la retención igual sigue”, se lamentaron. Actualmente, entre el 70% y 80% de la producción local se exporta a Brasil.

Este año, el patentamiento de vehículos 0 km cayó casi un 50% con respecto al año anterior. Se espera que Fernández tome medidas en favor del sector, ya que durante la campaña presidencial manifestó que tomaría un camino de reactivación de la economía y generación de empleo.

“Alberto Fernández es pragmático y creemos que la relación con el presidente de Brasil Jair Bolsonaro se va a ir acomodando. Más aun después del llamado de Donald Trump al presidente electo. Van a tener que transitar un camino difícil, pero entendemos que trabajarán en los acuerdos las segundas o terceras líneas. Hay una complementación entre Brasil y la Argentina”, dijo un ejecutivo de la industria.

Fuente: Infobae