Actividad prácticamente normal en los puertos de Bahía, Rosales y Quequén

– Las estaciones portuarias bonaerenses funcionan sin mayores inconvenientes y ajustándose a los protocolos dispuestos en materia sanitaria por el coronavirus.

La actividad en el puerto bonaerense de Quequén registró en los últimos días un clima de conflicto que culminó en una conciliación obligatoria, informó la gerencia del Consorcio de Gestión de la terminal, por lo que “hoy está ya todo normalizado, barco que entra es autorizado por Sanidad”.


En el puerto de San Pedro, en tanto, el presidente del consorcio respectivo, Eliseo Almada, señaló que están “aplicando todos los protocolos, y la actividad es hoy lo más normal posible”.
Almada agregó que “existió por parte de Unión Ferroviaria y Asociación del Personal Ferroviario (Apdfa) un pedido de que no fueran a trabajar al día siguiente de declararse la emergencia, pero yo expresé que nosotros somos esenciales: si paran los puertos se para el país, estamos en la trinchera”.


Juan Carlos Schmid, secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento, dijo que “hoy no hay directivas de medidas de fuerza, sólo pedimos mayor seguridad; todos estamos abocados a cumplir con los términos del protocolo, operando en la primera línea de fuego”. El presidente del Consorcio de Gestión del Puerto La Plata, José María Dodds, sostuvo a su vez que “el puerto está funcionando con normalidad y cumpliendo todos los protocolos nacionales, con personal reducido pero operativo, con la misma programación de embarque y sin ningún conflicto gremial”.

En la misma línea se expresó Federico Susbielles, presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca: “el puerto está funcionando de forma habitual”. El gerente operativo del puerto de Coronel Rosales, Rodrigo Aristimuño, también delegado de la Asociación del Personal Ferroviario, también consideró a la terminal “alineada a la política nacional y provincial”. Rosales, preciso Aristimuño, “es un puerto que trabaja el 99% de su carga off shore, por lo que no hay movimiento dentro del muelle; sin embargo, desde el 13 de marzo restringimos el tránsito de personas físicas y tripulación, y también suspendimos un club náutico, nuestra escuela de vela y el balneario municipal que tenemos dentro de la zona portuaria”.

“Hoy los barcos siguen operando con normalidad”, sostuvo, y recordó por último que “nuestro puerto, si bien es chico y de servicios, maneja el 70% del petróleo del país: movemos 11 millones de toneladas de petróleo crudo por año”. También resaltó que la Subsecretaría de Asuntos Portuarios de la Provincia de Buenos Aires “realiza un monitoreo permanente sobre la actividad de los puertos, y nos llaman constantemente”. El secretario general adjunto del gremio ferroportuario, Leonardo Salom, comentó que ya casi no hay conflictos gremiales, a excepción de Quequén, “donde se hizo una interpretación caprichosa del decreto de parte de los prácticos”. “Todos los gremios estamos trabajando fuertemente para que la actividad portuaria no cese, no va a haber desabastecimiento ni freno en el comercio”, concluyó.

Fuente: La Nueva