Abren la exportación de harina de soja a China

El Gobierno logró un nuevo mercado para la harina de soja, el principal producto de exportación de la Argentina, con unos 10.000 millones de dólares por año. Firmó con China un acuerdo que permitirá vender este subproducto de la oleaginosa, que representa casi el 70% de las ventas en valor del complejo soja. El acuerdo se alcanzó tras 20 años de negociaciones entre ambas naciones. En la industria exportadora creen que podrán colocar mercadería por cinco millones de toneladas y un valor en torno de los 1600 millones de dólares, aproximadamente.

Hasta el momento, el país vende a China grano y aceite de soja. En la actualidad, el 60% de las ventas de harina de soja van a Asia con Vietnam como principal comprador. Menos de un 40% va a Europa. También hay compradores en el norte de África.

China es el principal productor mundial de harina de soja. Importa unos 84 millones de toneladas de grano. De eso, 73,2 millones de toneladas pasan a ser harina y 71 millones de toneladas usa para alimentación animal, considerando datos de 2017/2018.

China tiene, por ejemplo, el mayor rodeo porcino del mundo con más de 400 millones de cabezas. Produce 54,6 millones de toneladas de carne de cerdo. Además, hace 11,7 millones de toneladas de carne aviar y 7,3 millones de toneladas de carne vacuna. De harina de soja importa poco: fueron 30.000 toneladas en 2017/2018 en otros orígenes. La Argentina es el mayor exportador mundial de harina de soja (según la Bolsa de Comercio de Rosario, con 27 millones de toneladas cubre el 43% del comercio mundial) y en la industria creen que podrán exportar a China 5 millones de toneladas por unos US$1600 millones.

La Argentina exporta harina de soja a más de 60 mercados, aceite a más de 30 mercados y poroto de soja principalmente a China (en un 96%), según información recopilada por Julio Calzada, de la Bolsa de Comercio de Rosario.

En el sector de los exportadores opinan que la guerra comercial de ese país con EE.UU. y su necesidad de diversificar compradores e incluso tener más producto transformado pese a una enorme capacidad de molienda interna y al efecto de la peste porcina africana que está provocando la mortandad de miles de cerdos, le dan sustento a la proyección de exportación.

Para el sector industrial y la cadena de la soja en general, que ocupa a 345.000 personas, la apertura de China significa la posibilidad de tener más compradores en el principal rubro de exportación.

“Este acuerdo histórico para la Argentina representa una gran oportunidad de ingreso al mayor mercado consumidor mundial de proteína vegetal para alimentación del sector ganadero. China cuenta con más de 500 millones de cabezas entre porcinos y bovinos”, dijo el Ministerio de Agricultura.

“China es nuestro principal socio comercial después de la Unión Europea y hemos construido una relación muy profunda que nos permite iniciar y cerrar negociaciones entre nuestros países. La Argentina volvió a ser un referente en el mundo, y este es un nuevo paso que beneficiará a la cadena de la soja argentina”, afirmó el ministro de esa cartera, Luis Miguel Etchevehere.

En tanto, Ricardo Negri, presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), dijo: “La harina de soja es nuestro principal producto de exportación y es un orgullo que China nos tenga esta confianza, ya que no harán visita de auditoría previa, sino 24 meses después del primer embarque desde la Argentina”.

“Esta gran noticia para la Argentina estará operativa ni bien se cumpla todo el protocolo. Será la primera vez que alguien le exporte harina de soja a China”, agregó Negri.

Recientemente, inspectores chinos auditaron el sistema de control e inocuidad del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y visitaron siete plantas procesadoras en Santa Fe y Buenos Aires. “Se trata de un anuncio de gran relevancia para nuestro país dado la magnitud y el potencial del nuevo mercado”, dijo la Bolsa de Comercio de Rosario en un comunicado. La entidad agregó que “el 80% de la harina de soja argentina se produce en la zona del Gran Rosario, y desde allí es exportada en su mayor parte”.

LA NACIÓN