“A estos precios es todo o nada”

“La percepción de las probabilidades electorales de Macri ha mejorado en el último mes, gracias a la estabilidad cambiaria, una mejora en las encuestas y un mejor entorno global. Como resultado, se observó una reducción en la prima electoral, dando lugar a recortes de tasas y una apreciación del peso” describe el escenario un reciente infoeme de Balanz.

La elección es un evento binario que conduce a dos escenarios completamente diferentes, por lo que la prima electoral será el principal determinante de las tasas.

El consenso para el valor del dólar a fin de año parece ser $46 para un escenario Macri y $70 para un escenario Alberto-CFK, lo que implica un 52% mayor entre los dos escenarios.

Teniendo en cuenta un 35% de probabilidades para Alberto-CFK, la prima electoral debería ser del 18% (52%*35%), y el punto de equilibrio al final del año debería ser $54,4. Este valor descontado a las tasas actuales implicaría un dólar cercano a $44, por encima de los valores actuales.

A medida que nos acerquemos a las elecciones, el dólar debe aumentar, dado que la tasa será menos efectiva para compensar la prima electoral.

A menos que las probabilidades electorales cambien, las caídas adicionales en las tasas serán limitadas, y se espera un aumento del dólar al menos a la tasa actual de LECAP. Si las probabilidades electorales para Alberto-CFK se mantienen en el 35% actual, el dólar alcanzaría el límite superior de la “zona de no intervención” ($51,44) a mediados de noviembre, justo antes de la fecha de balotaje.

Un resultado en las PASO que mantenga las probabilidades actuales sería una buena noticia para el BCRA, ya que le permitiría contener el tipo de cambio evitando la utilización de muchas reservas.

En contraste, si las probabilidades vuelven a la zona del 50%, la prima electoral aumentaría al 25% y un tipo de cambio de equilibrio de $58 a fin de año sería necesario. En este escenario, sería necesaria una tasa más cercana al 70% para mantener el ARS en el límite superior de la “zona de no intervención” para Octubre (elecciones generales) y una tasa de 130% para lograr lo mismo en Noviembre (balotaje).

Los bonos locales están operando con una prima frente a LECAPs de alrededor 10%, debido a que el inversor marginal es diferente. En el pasado, cuando la LEBAC solo estaba habilitada para los locales, operaba un 10% por encima de los bonos a los que podían acceder los no residentes.

Teniendo en cuenta que muchos inversores extranjeros están operando con vista a la elección, la liquidez ha ganado mucho valor en este último año.

Las LECAPS y NDF son los productos más líquidos en Argentina, en parte explicando el rendimiento más bajo con respecto al resto de los bonos locales, incluso los bonos euroclereables como los de tasa variable. La BADLAR es la tasa más lenta de la economía, tal vez otra razón por la que los bonos BADLAR operan con una prima contra las LECAPs. Los títulos ajustados por CER también han operado con una prima local, tal vez debido a la alta volatilidad de la tasa real.

En las mesas esperan que la volatilidad de la tasa se mantenga, al igual que la prima local en los títulos ajustados a CER y las tasas variables. Sin embargo, esta prima debería comprimir en un escenario positivo, ofreciendo rendimientos adicionales para los inversores.

Estimamos los retornos esperados para los próximos tres meses para los bonos de moneda local, y el ArgPom20 ofrece el mejor rendimiento en nuestro escenario base. Esperamos que la inflación se desacelere pero que permanezca cerca del 2,5% hasta octubre, mientras que las tasas de interés suban. Para los precios esperados de venta a mediados de octubre, estimamos la tasa de LECAP en 60% y el dólar cerca de $48.

“Asumimos la BADLAR un 10% por debajo de la LECAP y 20% por debajo de la LELIQ. La prima local se mantendría en 10% y las tasas reales aumentarían por encima del 40%. Este escenario coincide con nuestra expectativa de una elección reñida después de las PASO. Si el BCRA trata de contener el dólar por debajo de $46, las LECAPs deberían moverse arriba del 80%. En un escenario de tasas más altas, el ArgPom20 ofrece la mejor protección e incluso potencialmente rentabilidad positiva en USD”, concluye el informe de Balanz.