48 horas en Bridgetwon, Barbados

La capital de Barbados ofrece todo el colorido que esperarías ver en el Caribe, con simpleza y un toque de sofisticación inglesa.

Al igual que el Sol caribeño, la rica historia de Bridgetwon y su cultura brillan todo el año. Su centro histórico y su guarnición fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011, y son un recordatorio del dominio que ejercieron los británicos en la región, hasta 1966.

Caminar por Bay Street es un museo a cielo abierto para admirar la arquitectura colonial, como la casa de George Washington (el único sitio fuera de Estados Unidos donde habitó) y la guarnición de St. Ann, una de las construcciones militares inglesas más antiguas en el Caribe.

Sobre Bay Street hacia el noroeste, el río Constitution ofrece el marco para el edificio del Parlamento de Barbados —de innegables aires victorianos— y un monumento a lord Horatio Nelson que te remitirá a Trafalgar Square, en Londres.

El litoral suroeste de Bridgetown hay mucho para ver y visitar. El Wickham Lewis Boardwalk, es un paseo costero rodeado de parques y playas, edificios históricos y el paso obligado por alguna (al menos una) de las tiendas de ron instaladas en casonas de estilo europeo. Ya en el lado sur del río Constitución, se puede ver el proceso de producción de la bebida favorita de Barbados en la destilería de ron Mount Gay Rum (mountgayrum.com).

La isla tiene su ritmo, Bridgetown no es una ciudad para estar apurado o ansioso.

Ese lado sur es la mejor zona para disfrutar la cultura cafetera de la ciudad, mientras que recorrer el mercado de pesca fresca es ideal para inmiscuirse en el color local. Hacia el final del día, admirar la puesta de sol es todo un programa, puede ser sobre el paseo costero o a bordo de un catamarán (sailcalabaza.com)

Dónde quedarse

Siguiendo por la costa hacia el norte hasta The Sandpiper (sandpiperbarbados.com), llegamos a uno de los hoteles favoritos. Rodeado por jardines tropicales, es un refugio íntimo y pacífico. Ofrece un hospedaje que combina los estilos de las Antillas y el Mediterráneo, justo sobre Enterprise Beach, lo mantiene lejos de los resorts más grandes y concurridos Abstenerse los que prefieren estar más cerca de la acción, y en es ecaso preferir: el hotel boutique Little Arches (littlearches.com).

Como en la mayoría de las islas, el pescado está en el corazón de la cocina barbadense, y los lugareños saben exactamente dónde conseguir el mejor. Cruz Fish Shack, en la zona de Needham’s Point, es un pequeño local que sirve el famoso cutter, un sándwich con pan crujiente, pescado volador frito (el pez nacional) y salsa de pimienta rosa. Localizado al sur, Oistins Fish Fry es toda una institución. Los viernes por la noche, una ecléctica concurrencia hace fila frente a la playa para comer su mahi-mahi frito o a la parrilla, su pez espada o el atún con cou-cou (quimbombó y harina de maíz). Cerca de la Plaza de la Independencia está Waterfront Café (waterfrontcafe.com.bb), que durante 30 años se ha mantenido como el favorito para ver presentaciones musicales en vivo.

¿Se acaba el tiempo? Date una vuelta por los jardines botánicos de Andromeda (andromedabarbados.com). Podrás ver a los monos verdes saltando de palma en palma con gran agilidad.

Tip de viaje No uses traje de baño con estampado camuflado: en Barbados es ilegal usarlo a menos que seas miembro de una fuerza se seguridad.

Viajero, España