Macri con empresarios “se habló del FMI, salimos tranquilos”

La mayor parte de la agenda se centró en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, las tasas, el dólar y las necesidades de financiamiento de la Argentina. También se hablaron de otros temas, la nueva ley de mercado de capitales, el convenio de doble imposición que se eliminó con Brasil y la ley de defensa de la competencia.

El Presidente recibió, según consigna Clarín en su edición de este sábado, “una señal de apoyo contundente de los jugadores más importantes de la economía local”, 24 horas después de recibir a 7 gobernadores de la oposición y mientras espera un guiño de otros mandatarios provinciales.

La sensación que corre por los espacios no oficiales es “si esto termina mal, nos lleva puesto a todos”, como sintetizó el gobernador de San Juan, Sergio Uñac antes de ingresar a la reunión con el Presidente y con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña esta semana.

Ayer viernes, el encuentro con empresarios en la Quinta de Olivos, se extendió durante casi una hora y media. El Presidente quería escuchar lo que todos los empresarios tenían para decir.

El Jefe de Estado se hizo un lugar en la agenda para recibir a los empresarios, muchos de los cuales fueron invitados en el transcurso del día. Participaron del encuentro Amancio Oneto (Molinos), Gerardo Diaz Beltrán (CAME), Miguel Acevedo (UIA), Luis Betnaza (Techint), Eduardo Eurnekian (Cámara Argentina de Comercio), Alfredo Coto, Eduardo Elzstain (IRSA), Cristiano Rattazzi (FCA) y Martin Migoya (Globant) y Jaime Campos (Asociación Empresaria Argentina). Enrique Cristofani (Santander Rio) estaba invitado, pero nunca llegó a la cita.

El inicio del encuentro, al que además de Cabrera, se sumó el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, se demoró por el tránsito y porque Macri arribó con retraso.

“Fuimos al FMI con el objetivo de solidificar más nuestro programa financiero. Lo que queremos es seguir creciendo y concentrarnos en los temas de la economía real manteniendo las pautas que nos van a fijar”, explicó.

Esos condicionamientos no preocupan al Ejecutivo, porque considera que los números de la administración son transparentes.

Sin embargo, en el Gobierno concedieron que por ahora las diferencias mínimas con el organismo se concentran en los cálculos sobre cómo se repagará la deuda. Nadie duda, sin embargo, que el acuerdo está al caer.

Macri calificó el viaje de Dujovne como muy positivo y advirtió que considera que los Estados Unidos y los países aliados de Europa no le soltarán la mano a la Argentina.

El Presidente les pidió a los empresarios que confíen, apoyen y transmitan tranquilidad. La mayoría cumplió con declaraciones y comunicados en ese sentido al concluir el encuentro.

Adentro, los empresarios manifestaron algunas dudas y también críticas.

Elzstain expuso que en lo personal no tenía prejuicios con el FMI, pero recordó que todas las experiencias anteriores no terminaron bien. Macri le respondió que recurrir al financiamiento del organismo es la opción más ventajosa en este momento y que saldrá bien. El titular de IRSA también criticó la mesa de dinero del Banco Central el día en que el precio del dólar alcanzó su récord histórico. El Presidente prometió que habrá revisiones.

-¿No pudieron prever esta necesidad? – preguntó otro empresario.

El ministro de Producción recogió el guante. Advirtió que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, sí lo había previsto y que por eso se había anticipado para buscar el financiamiento necesario para el año antes de que las tasas se dispararan.

“Es lo mejor que podemos hacer”, explicó.

Hubo de todos modos un consenso generalizado sobre la decisión de fondo. “Estamos totalmente a favor”, contestó uno de los empresarios a Clarín en sintonía con el pedido presidencial.

En la misma dirección se manifestó Eurnekian. “La economía muestra una buena y positiva situación, por lo que ratificamos las medidas que el Gobierno está implementando”, dijo.

Ratazzi, de FIAT, también se fue muy conforme. “Hubo un apoyo general a la idea de ir con el FMI, de ser un país normal y serio”, le dijo a este diario.

“Estoy obsesionado en bajar las tasas para las pymes”, le dijo el Presidente al titular de la CAME. Cuentan que a Díaz Beltrán le llamó la atención que el ministro de Producción en la reunión matutina que habían mantenido a solas rechazara el pedido de otorgarles una tasa diferencial al sector.

A través de un comunicado, prefirió no enfatizar en las supuestas contradicciones oficiales. “Macri nos aseguró que los recursos se van a usar para calmar el mercado y reactivar la economía”, explicó el titular de CAME. “El Presidente nos dio mucha tranquilidad en cuanto a los alcances y condiciones del acuerdo”, sostuvo.

En Producción, en tanto, prefieren identificar a los sectores que no funcionan, mientras subrayan el crecimiento sostenido de la economía. “Si no, se hace hincapié sobre la anécdota. Tenemos un compromiso muy fuerte con las Pymes”.

Alfredo Coto señaló que el alza del dólar todavía no se trasladó a los precios de las góndolas y a pesar de la caída del consumo masivo, señaló que estaba conforme con su nivel de actividad.

En el Gobierno descartaron una reunión similar para recoger el apoyo del sindicalismo. “Están muy divididos”, justificaron cerca del ministro de Trabajo, Jorge Triaca. En tanto, varios peso pesado se verán las caras en la mesa de competitividad del sector automotriz, en Córdoba.

“Todos estuvieron de acuerdo en fortalecer la posición del programa financiero argentino, que es una de las patas importantes del plan económico, con un crédito monetario del FMI”, dijo Cabrera en la conferencia de prensa posterior al encuentro.

Fuente Clarín y Perfil