Lo que sube puede bajar

Los precios de los granos mostraron un recorte de las pasadas subas, aunque sin cambios fundamentales, pero con una llamada de atención para actuar ante posibles cambios futuros
El mercado de Chicago se tomó un respiro a las subas la semana pasada luego del comportamiento alcista que estuvo registrando producto principalmente de la preocupación sobre la cosecha de Argentina de soja, donde los precios futuros de la harina de soja lideraron las mejoras.
La publicación del informe mensual del USDA tuvo impacto negativo en los precios de la oleaginosa por el aumento de los stocks finales 2017/18 de EE.UU. por arriba de lo esperado por el mercado y un menor recorte de la cosecha Argentina.
El jueves el dato de stock estuvo en 15,10 M de tn, arriba de lo esperado por el promedio de los operadores de 14,42 M de tn y del informe previo.
El ajuste al alza fue mayor por el recorte de las proyecciones de exportaciones estadounidenses ante la gran competencia de la oferta de Brasil, cuyas exportaciones pasaron de 69 a 70,5 M de ton proyectadas para el ciclo 2017/18, a pesar del aumento en la molienda.
El dato genero más presión en las cotizaciones que el impulso del recorte de la cosecha de Argentina de soja de 54 M de ton a 47 M de tan y el aumento de la cosecha brasilera de 112 M de tn a 113 M de tn.
Igualmente desde cada país sudamericano las proyecciones están un poco lejos de las del USDA.
En la semana la Bolsa de Cereales de Buenos Aires recortó su proyección de cosecha de soja local a 42 M de ton desde los 44 M anteriores, con otros analistas privados con rango de cosecha de 40 a 45 M de ton pero sin datos oficiales.
En Brasil la CONAB actualizó su proyección oficial de cosecha a 113 M de tn, subiendo casi 1 M de ton respecto del reporte anterior pero todavía debajo de los 114 M de ton del año pasado. Los privados, por su parte, mantienen proyecciones más optimistas de la cosecha con un rango desde 113 a 117,5 M de toneladas.
Así en Sudamérica habría un recorte de la cosecha de soja del orden de los 14 M de tn respecto del ciclo previo, ya que también se suma la caída de la cosecha de Uruguay por el clima seco que también impacta en la producción (2,2M de ton vs. 3,5 M año anterior)
Los menores números se contraponen a lo sucedido el ciclo anterior cuando la producción del grupo de países había registrado un aumento de 21M de tn respecto del 2015/16.
Así el contexto de oferta para la oleaginosa en el 2017/18 se reduce contra una demanda que crece para reducir el nivel de existencias en el mundo.
El informe del USDA recortó stocks hasta los 94,40 M de tn desde los 98,14 M de ton del reporte de febrero y los 96,65 M del ciclo anterior.
Las menores existencias también se confirmaron en el mercado de maíz donde el número proyectado 17/18 fue de 199,17 M de ton desde los 203,09 M anterior y los 231,86 M del ciclo pasado.
El recorte estuvo mayormente impulsado por los datos de EE.UU. que pasaron de 59,74 M de ton a 54,03 M de ton, bajando por arriba de lo esperado por el mercado, resultando alcista para los precios el día de la publicación por aumento en las proyecciones de demanda doméstica y de exportaciones.
Los negocios de exportación del maíz estadounidense vienen aumentando en las últimas semanas por la mayor competitividad de los precios FOB en el mercado exportador ante una oferta Sudamericana más reducida.
En Brasil todavía se está sembrando el maíz de safrinia, a un ritmo menor al habitual, que representa el 90% de las exportaciones del país vecino, con proyecciones a obtener una menor cosecha. El USDA publico 94,5 M de tn mientras que la CONAB está en 87,3M de ton.
Además los pronósticos de la cosecha Argentina son menores por el impacto del clima que reducirá el saldo exportable del cereal para el ciclo 2017/18. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyectó la semana pasada una cosecha de 35 M de ton que, con un consumo interno cercano a los 17 M de tn, recorta el potencial exportador al minio de los últimos tres años.
Así, con un contexto de menor competencia, EE.UU. está obteniendo provecho de los negocios que motiva también subas en los precios del maíz en Chicago.
El cereal registró menores subas en las semanas pasadas frente a la soja aunque el contexto para el cereal se muestra más ajustado ante las perspectivas inciertas en Sudamérica y una demanda sostenida.
En Argentina continúan las bajas
Mientras que en el mercado de referencia bajan los precios que contagian al mercado local, también bajan las proyecciones de cosecha gruesa.
El paso de las últimas semanas sin precipitaciones de importancia provocó recortes en las producciones de maíz y soja que no se detienen por el estado de los cultivos que muestran gran deterioro, principalmente en la zona núcleo productora.
La situación preocupa a los productores por los recortes en los rindes que se esperan frente a las planificaciones e inversiones que realizaron como consecuencia. Muchos de ellos realizaron ventas anticipadas de la cosecha con un compromiso que se estimaba entre el 10/20% de su producción mientras que hoy están entre el 20/40% del mismo.
Tomando como referencia el informe semanal de compras y embarque del sector exportador e industrial, al 28/02 estaba comprometido 9,55M de tn e soja y 8,11 M de tn de maíz, de las cuales el 43,8% y 25% respectivamente eran con negocios a fijar, sin precio todavía.
Para la soja este volumen total es un 12% superior al año pasado a la misa fecha y representa ahora el 21% de la cosecha frente al 15% del año pasado.
Para el maíz este volumen total es un 6% superior al año pasado a la misa fecha y representa ahora el 23% de la cosecha frente al 18% del año pasado. Así se observa que los productores realizaron más negocios por los buenos precios anteriores, que hoy, con los valores actuales, son precios bajos.
Los precios disponibles y futuros bajaron en los últimos días por la caída en el mercado externo pero sin fundamento de cambio en el interno.
El mercado de maíz puede enfrentar una leve presión de cosecha pero con preocupación en el mediano plazo por el estado de los cultivos de segunda y/o tardío que representa el 65% de la siembra argentina.
Esta situación cambió el inverso de los precios del maíz futuro que se registraba con la posición julio en el MATBA.La diferencia entre el precio abril y julio llegó a ser favorable al segundo y con posibilidades de continuar con un mercado en carry en los próximos meses.
La baja de los precios reciente pudo sorprender a más de uno en el mercado pero también nos lleva a pensar que el contexto puede cambiar y hay que estar preparados con coberturas.
El riesgo precio se mantiene activo en el mercado de granos a pesar de las recientes subas que pocos aprovecharon por el riesgo productivo que existe.
Lo que viene…
El mercado de Chicago además de la situación de Argentina tiene la atención en las medidas del gobierno de Trump que puede impactar en el comercio mundial de los productos estadounidenses.
Las variables de oferta y demanda son solo algunas de las que afectan el comportamiento de los precios de los granos, hay otras que no se pueden desestimar, entre ellas:
– El valor del dólar frente a las demás monedas
– La tasa de interés en el mundo
– Precios de otros commodities
– Decisiones políticas
– Flujos de fondos de inversión y especulación
Fuente: Lorena D´Angelo, analista de mercados Fundacion Libertad