Mercado de las motos: las preferidas y las deseadas del 2018

Luego de la pasividad que demostró este segmento en 2014 y 2015, el repunte logrado a partir de 2016 posiciona al mercado en un excelente momento y con perspectivas expansivas de cara a 2018.

Son cifras de venta que serán de las mejores de la historia en la Argentina y cientos de nuevos productos, el mercado de las motos es un boom en todo el país. El éxito se comprueba en toda la gama de precios: desde los modelos más económicos hasta los más costosos, los números son auspiciosos y alientan a marcas y a empresarios a proyectar inversiones y desarrollar nuevos negocios.

Todo parece indicar que –tal como sucede con el mercado del automóvil– 2017 será el segundo mejor año del que se tenga memoria en venta de motos, y los protagonistas se animan a pronosticar que 2018 será mucho mejor. Así lo explicó el directivo de una marca premium que lidera el mercado: “Nos está yendo muy bien a todos, cada vez es más la gente que prefiere las motos”.

Los motivos del boom son diversos. Hay quienes la eligen como medio de transporte accesible, de bajo costo y fácil mantenimiento; otros se suben a dos ruedas para ganar tiempo en el endemoniado tránsito urbano; a su vez, no son pocos quienes la utilizan como herramienta de trabajo en mensajerías y deliverys; y, finalmente, están los que quieren darse el gusto de tener un “juguete” para disfrutar del tiempo libre.

Esta demanda creciente explica tanto la aparición de nuevas marcas en el país como la consolidación de otras que llevan tiempo trabajando. Ejemplos de estos dos extremos son Hero, por un lado, y Motomel, por el otro.

“Este es nuestro primer año en la Argentina. Por el momento, estamos ofreciendo tres modelos, pero, por supuesto, iremos agregando otros a nuestra cartera de productos”, explica Esteban Casares, CEO de Hero en el país. La marca es nada más y nada menos que el mayor productor mundial de vehículos de dos ruedas (en 2016, fabricaron 70 millones).

Hero ensambla sus tres modelos en la Argentina, según explica Casares, quien considera que los cambios en el rumbo económico favorecen el desarrollo de nuevos proyectos. “Sin duda, es un mercado que seguirá creciendo y, en la medida en que aparezcan más vías de financiación, las ventas se mantendrán en ascenso”, dice.

Mientras Hero apenas inicia sus operaciones nacionales, Motomel cumplió 25 años de actividad y se muestra como una empresa en constante crecimiento y apostando fuerte en el país. Ser la tercera marca más vendida de la Argentina no solo no la conforma, sino que va por más: en 2018 invertirá US$ 10 millones para ampliar su capacidad productiva y sumar más empleados a los casi 800 que actualmente posee.

Además de la marca Motomel, de firme crecimiento y con un amplio portafolio de productos, la empresa es la representante oficial en territorio nacional de la italiana Benelli. En su primer año, las ventas crecieron de manera exponencial y superarán las 6000 unidades.

Como otros empresarios consultados, los directivos de Motomel creen que el país todavía tiene mucho para crecer y consideran que el crédito es una herramienta fundamental para mucha gente. “En muchos lugares del interior la moto es el medio de transporte más económico, incluso más que el transporte público. Para mucha gente pagar la cuota mensual de la moto le resulta más económico que lo que gastaría en colectivo”, señalan.

La buena noticia –además del crecimiento de las ventas– es que, sumado al lanzamiento de nuevos modelos importados, muchas marcas invierten para la producción local: algunas comienzan por el ensamblado y otras trabajan también con la cadena proveedora para tener mayor cantidad de piezas locales.

En ese contexto, hace pocas semanas, Suzuki relanzó la marca en el país y anunció que, desde el año próximo, trabajará con Japón para ampliar la capacidad de producción y la incorporación de nuevos modelos de fabricación nacional.

Otra marca de referencia es Zanella, que, con 101.465 unidades comercializadas en los primeros 10 meses del año, es la líder, empujada por su modelo ZB110 (primera en el ránking de ventas). Como sucede con otras empresas, a su gama de productos más accesibles, cuatriciclos y motos Street, también incorporó modelos más potentes, como las clásicas Custom, cuyo modelo más emblemático es la Patagonian Eagle 350 Chopper, una moto que refleja el espíritu de los ’50, cuando el rock comenzaba a imponerse y viajar en ruta en las Custom se convirtió en un estilo de vida.

Juguetes veloces

El universo de las dos ruedas es más amplio que el del automóvil. Mientras que en una punta del mercado la moto es una opción más económica que el transporte público, en la otra se ubican las premium, cuyos usuarios las disfrutan en viajes y salidas. En ese segmento deja de ser un mero vehículo para transportarse de un lugar a otro y se convierte en una verdadera fuente de placer.

El crecimiento de las ventas también se da en los modelos más caros, como muchos de los que comercializan BMW, Ducati, Harley-Davidson, Triumph, Kawasaki, Suzuki, Yamaha y Aprilia, marcas todas con crecimiento en las operaciones respecto de 2016.

“Este fue un buen año para los modelos de alta cilindrada y, aunque hubo mucha competencia, todas las marcas tuvieron crecimiento”, analiza Rolf Epp, CEO de BMW en la Argentina, quien entiende que hay diversos motivos que explican ese crecimiento. Por un lado, es una respuesta de la demanda reprimida en 2014 y 2015, años en los que la política económica dificultó la importación de vehículos, una situación que cambió en 2016 con la apertura del mercado. Pero, el ejecutivo encuentra otra explicación y es que cada vez más hombres por encima de los 40 años deciden darse el gusto. “Es gente profesionalmente consolidada que, además de tener un buen auto, encuentra en la moto algo distinto, que conduce más por puro placer que por necesidad. Ese grupo de hombres de más de 40 suele organizar viajes y travesías, es una tendencia en aumento”, cuenta.

Y, al analizar el mercado de alta gama, hay un dato que no se puede dejar de considerar: el precio de un superdeportivo supera, y a veces por mucho, los US$ 200.000, mientras que con US$ 30.000 es posible subirse a una supermoto.

Al igual que los hombres mayores de 40 que se suman a las dos ruedas en busca de aventura y placer, ellas no se quedan atrás. Aunque en el interior del país es habitual ver a las mujeres en moto, básicamente porque en muchas ciudades es el vehículo de transporte por excelencia, no lo era tanto en las grandes urbes. De todos modos, eso está cambiando y, como ejemplo, basta ver el tránsito en la Ciudad de Buenos Aires, donde cada vez más mujeres también eligen las dos ruedas para el viaje cotidiano. En general, ellas prefieren las scooter, un modelo ágil para la ciudad. Menos tiempo de viaje, mayor libertad y bajos costos son argumentos que las llevan a decidirse por este medio.

Clientes especiales

La Argentina tiene pasión por los autos, pero también por las motos. Y el boom no solo genera buenas ventas, sino que también abre nuevos espacios, como el Primer Salón Internacional de la Motocicleta de Buenos Aires, que se realizará en octubre próximo en La Rural de Palermo. Este es un evento muy esperado, dado que casi todos los directivos consultados, y en especial los de las marcas de gama media y alta, coinciden en que el usuario de la moto es un cliente muy especial y diferente al del automóvil.

“Es un estilo de vida”, dice en off un importante ejecutivo de una gran automotriz que dedica buena parte de su tiempo libre a viajar en moto con amigos. Ese estilo de vida está dado, en buena medida, por la marca y el tipo de moto de preferencia, que va más allá de eso. Y así como son cuidadosos con la elección del vehículo, los motociclistas también lo son a la hora de elegir accesorios. Cada marca desarrolla cascos, guantes, camperas, accesorios, anteojos, equipajes y muchos elementos más. Por eso, muchos de los showrooms de las marcas más importantes son sofisticadas boutiques, y algunos incluso tienen cafetería y bar como punto de encuentro obligado.

“El crecimiento del mercado no es solo un fenómeno local, sino que se da en todo el mundo”, explica Juan Deverill, ejecutivo del Grupo Antelo, que a mediados de este año lanzó, en la Argentina, cuatro marcas mundialmente famosas: Vespa, Piaggio, Aprilia y Guzzi. “Se ve un crecimiento y a la vez una guerra de precios importante, tal como sucede con los autos, debido a la gran cantidad de marcas y modelos lanzado. Cada cual busca su espacio y eso hizo que existan precios bonificados”, añade.

Sin lugar a dudas, Vespa es el referente de las scooter y el modelo preferido por las mujeres. “Son más sencillas de conducir por su diseño, las que mejor preservan la ropa”, apunta Deverill.

Y, hablando de conducir, junto con el crecimiento del mercado, también se consolidaron las academias para aprender los secretos de estar arriba de una moto. En general, son 10 clases hasta que el principiante logra conducir con seguridad y todos coinciden en aconsejar un aumento gradual en el tipo de moto que se conduce. Esto es, empezar con bajas cilindradas e ir aumentando a medida que se gana experiencia.

 

Las 10 marcas más vendidas

-Zanella            101.465

-Honda              92.410

-Motomel          83.898

-Corven              74.097

-Yamaha            45.032

-Gilera                42.105

-Guerrero           29.186

-Bajaj                  21.540

-Keller                13.318

-Brava                 12.259

-Mondial             10.901

 

Las ventas de los primeros 10 meses de 2017

Acumulado enero-octubre-Variación 16/17

Motocicleta

539.423           47,10%

Scooter

17.405             70,40%

Cuatriciclos

3802                 3,40%

Otros

2875                  118%

Total

563.505           47,60%

 

 
  Share: