La CNV incorporará un sistema para detectar operaciones fraudulentas

(El Cronista) – La Comisión Nacional de Valores (CNV) está invirtiendo en una mejora de sus sistemas informáticos con el objeto de detectar movimientos sospechosos en el mercado, como manipulaciones de acciones y operaciones a precios diferentes a los de plaza. La actualización incluirá, aseguran en la comisión, una mejora a la impopular “autopista de información financiera” con la que las empresas reguladas hacen llegar información al mercado.

La CNV terminó la semana pasada una licitación para la actualización de sus sistemas. La empresa ganadora fue Microsoft, en lo que será un proceso de un año con un costo de algo más de $ 25 millones. El ente regulador de los mercados argentinos, que preside Marcos Ayerra, quiere reemplazar el motor detrás de su autopista de información financiera, pero además también impulsar sus capacidades de vigilancia (stock watch) e inteligencia.

El sistema de stock watch implica el uso de datos para detectar señales de alarma que puedan indicar la existencia de violaciones a las normas del mercado. Por ejemplo, movimientos bruscos de valores con poco volumen operado pueden señalar manipulaciones de precio.

También operaciones pactadas a precios muy diferentes a los que se cotizan en los mercados, y que pueden señalar movimientos perjudiciales para terceros. También el uso de información privilegiada. En total, hay 20 tipologías de conducta predeterminadas que la CNV va a analizar. Tanto si investiga a un activo como a un operador.

“Buscamos pescar problemas de conducta, sea porque algún operador está dándole demasiada volatilidad de un valor, o porque opera fuera de los pará-metros del mercado”, comentó Ayerra en una conversación con El Cronista.

Los cambios se empezarían a notar a fin de este año, con algunos cambios cosméticos y de accesibilidad a la web del organismo. La transformación de los sistemas, la simplificación de los procesos y la aceleración de los tiempos, dicen, llegarían dentro de un año cuando se termine con la actualización.

Uno de los puntos más engorrosos para los regulados por la CNV es el envío de información a través de la “autopista financiera”. Las comunicaciones al regulador, publicaciones para la bolsa, el envío de documentación necesaria para empezar a cotizar o para lanzar una obligación negociable pasa por esa autopista que a pesar de su nombre no es nada rápida, bastante engorrosa y, por lo tanto, impopular en el mercado.

La autopista pasará a ser bilateral: hoy es usada por los regulados para cumplir con sus envíos y publicaciones, pero ahora además le va a permitir a la CNV comunicar a sus regulados con valor legal.

“El objetivo es ser amigable para el usuario, que sea fácil conectarte y más sencilla la operación. Buscamos, por ejemplo, bajar el proceso de aprobación de una nueva emisión. Hoy, el proceso para aprobar una emisión de un bono de una empresa que sale al mercado por primera vez toma seis meses. Son cosas que podemos mejorar exponencialmente, según creemos. Incluso aspiramos a aprobar prácticamente de inmediato a los emisores frecuentes, para que puedan aprovechar ventanas de mercado”, dijo Ayerra.

  Share: