Apple sacude el mercado de bonos

Apple está dejando de comprar bonos corporativos con el efectivo que tiene acumulado en el extranjero. La firma tecnológica se está preparando para repatriar el dinero a EEUU, aprovechando las ventajas de la reforma fiscal impulsada por Donald Trump. Apple es uno de los grandes tenedores de bonos corporativos a nivel mundial, por lo que esta decisión podría crear ciertas turbulencias en este mercado.

Mientras tanto el dólar sigue cayendo, los activos en Estados Unidos se revalúan, las exportaciones se complican a la Unión Europea, por el tipo de cambio, e importar a países con bajo valor agregado es poco rentable o imposible.

América Latina, es un caso particular, debido a que casi todos los países tienen un déficit de balanza de pagos debido a la caída del dólar en Estados Unidos y sus propias contradicciones.

Fuentes cercanas a la tecnológica aseguran que cerca de 157.000 millones de dólares (de los 285.000 millones en efectivo de Apple) están invertidos en deuda corporativa, lo que convierte a la empresa en un acreedor mundial de calado.

La reducción de las compras, que fue emulada por otras compañías tecnológicas con importantes inversiones en el extranjero, como Alphabet y Oracle, podría tener un impacto al alza en los costos del endeudamiento corporativo.

Las compañías de tecnología comenzaron a dejar de lado las compras de bonos este año, a la par, están intentando reducir su posesión de estos activos a través de ventas en el mercado secundario

Las empresas estadounidenses que mantienen parte de sus ahorros en el extranjero comenzarán a repatriarlos paulatinamente hasta 2020, según analistas del mercado norteamericano.

Los inversores de bonos corporativos de grado de inversión se están preparando para un mercado con menos compradores, tras los cambios en la legislación que impulso Donald Trump.

Dicha ley crea incentivos para que las empresas repatrien el efectivo que tienen acumulado en el extranjero. Empresas como Apple han estado comprando bonos con sus fondos en el exterior en lugar de simplemente mantener el efectivo.

Debilidad en silencio

“La salida del mercado de un grandes inversores como las empresas de tecnología se suman a la debilidad subyacente” en el mercado de bonos corporativos con grado de inversión”, coinciden  los observadores del mercado de bonos en los Estados Unidos.

Las empresas tienen su dinero en instrumentos de alta calidad y de corta duración, la parte del mercado que se negocia fácilmente, por lo que otros inversores deberían tomar su lugar con relativa facilidad, reflexionan…

Las ventas de bonos corporativos, cuya demanda típicamente supera en promedio en 3,5 veces la oferta, han observado leves caídas en este ratio de sobresuscripción (exceso de demanda) este año. Esto se debe en parte a que las empresas con mayor liquidez están comprando menos, según un banquero que ha organizado subastas de colocación este año.

La demanda de bonos cae

En una subasta de bonos, la participación de las compañías tecnológicas cayó con fuerza respecto a lo que solía ser su participación típica, según un directivo de un banco al que ha tenido acceso la agencia de noticias Bloomberg. Admiten que las grandes tecnológicas no compran bonos en estos momentos.

Dos cosas les preocupan a los banqueros sobre la retirada. Las empresas de tecnología no solo son grandes compradores de bonos corporativos de alta calidad, también son emisores.

Las compañías estadounidenses tienen cerca de 3,1 billones en efectivo en el extranjero, la mayor parte en bonos gubernamentales y corporativos. La legislación tributaria de la administración Trump reduce el tipo del impuesto al efectivo repatriado y para valores líquidos del 35% hasta el 15,5%.

La semana pasada, Apple aseguró que planea reducir a cero su posición neta de efectivo (efectivo menos deuda) en el extranjero. Según publicaba la agencia Bloomberg, Apple repatriará cientos de miles de millones de dólares de otros países y pagará alrededor de 38.000 millones de dólares en impuestos sobre ese dinero.

Apple tiene la reserva en efectivo más alta fuera de EEUU entre las empresas del país, con alrededor de 252.000 millones de dólares a finales de septiembre, es decir, tiene en el extranjero casi todo su efectivo.

Fuente: TyNMagazine

 

  Share: