LA TV ONLINE SE ENCIENDE PARA LOS INVERSORES

Consultorio Financiero — By on 25/11/2016 12:53 pm

netflix-level-playing-fieldLa industria del entretenimiento en el hogar crece y al mismo tiempo se transforma. Los consumidores en todo el mundo se vuelcan al “streaming” y cambian las reglas de juego. Todo indica que la tendencia ganará impulso en los próximos años. Cómo capitalizar la oportunidad. El boom de Netflix, YouTube y la fusión de Time Warner con ATT marcan el rumbo.

Por Andrés Cardenal

 Según datos de Nielsen’s Total Audience Report, los jóvenes en Estados Unidos pasan cada vez menor cantidad de tiempo frente a las pantallas tradicionales de TV. En el año 2011, los consumidores de 18 a 24 años de edad dedicaban entre 26 y 28 horas semanales a la TV. El dato ha caído consistentemente lo largo de los últimos cinco años y en el primer trimestre de 2016 los televidentes en ese rango de edad dedicaron a la TV entre 16 y 18 horas. Es decir, estamos frente a una reducción de cerca del 40% en un período relativamente breve, lo cual demuestra a las claras la magnitud y la velocidad del cambio.

El video sigue siendo un formato de contenido enormemente popular, aunque los métodos de consumo y los canales de distribución están cambiando. Según el reporte The Acumen Report, de la compañía DEFY Media, el 90% de los consumidores de entre 22 y 24 años considera que las redes sociales son una de sus principales fuentes de acceso a videos. Un 86% de los encuestados considera a YouTube un canal atractivo, y el 67% de los entrevistados incluye a Netflix como una alternativa valorada. En cuanto a los canales de TV por cable y satelital, son considerados como atractivos por un 59% de los televidentes en la encuesta.

El informe señala que los consumidores en el rango de entre 13 y 24 años son claramente más apegados a servicios como Netflix, redes sociales y YouTube que a la TV tradicional. Aproximadamente el 67% de los encuestados dice que no puede vivir sin YouTube, Netflix fue elegido por un 51%, y las redes sociales fueron elegidas por 48%. Un porcentaje menor de los encuestados, 36%, declara que no puede vivir sin sus canales de TV pagos.

La encuesta Digital Democracy Survey, de Deloitte, señala que cerca de la mitad de los hogares en Estados Unidos se suscriben actualmente a algún servicio de “streaming” de video. Entre ese grupo, un 61% considera que el streaming es una de sus suscripciones más valiosas, y los jóvenes de entre 14 y 25 años valoran más los servicios de video online que los canales de TV por cable o satelital.

A mediano plazo, todo indica que la tendencia continuará ganando fuerza, ya que el boom de la TV online se alimenta a sí mismo. En la medida en que crece la demanda de plataformas online de video, esto genera los recursos económicos para que las compañías en el negocio puedan ofrecer mayor cantidad y calidad de contenidos, mientras que las mejoras en la oferta de contenido online traccionan a una cantidad mayor de usuarios en el tiempo.

El factor demográfico también juega a favor de las plataformas online de video y en detrimento de los canales tradicionales de TV. Los jóvenes son especialmente propensos al consumo de video online, y la generación de millennials es la mayor en cuanto a tamaño en la historia de Estados Unidos. Los millennials van a alcanzar su etapa pico de ingreso salarial en los próximos años, y esto tendrá un impacto económico de magnitud en diferentes sectores de la economía.

Además, muchos millennials van a mudarse fuera del hogar de sus padres para constituir sus propios hogares en las próximas décadas, lo cual probablemente significará una demanda creciente para los servicios de streaming online de video en detrimento de los operadores tradicionales de TV.

 

Una apuesta directa

Existen diferentes alternativas para apostar a la nueva tendencia en el mercado de video online, o streaming, aunque ninguna tan clara y directa como Netflix (NFLX). La compañía es el verdadero pionero en la industria, y genera la totalidad de sus ingresos en este negocio, lo cual la convierte en la alternativa por excelencia en el negocio de TV y video en internet.

Las tasas de crecimiento de Netflix han sido verdaderamente asombrosas en los últimos años. La compañía terminó el tercer trimestre de 2016 con 86,7 millones de suscriptores a escala mundial, de los cuales 47,5 millones se encuentran en Estados Unidos y los restantes 39,2 millones en mercados internacionales. En el tercer trimestre de 2013, contaba con 40,3 millones de suscriptores en todo el mundo, lo cual significa que la base de clientes se ha más que duplicado en los últimos tres años.

La compañía está transformando su estrategia de negocios: en lugar de basarse en la distribución de contenidos de terceros haciendo hincapié en la cantidad de títulos, Netflix apuesta a generar sus propios contenidos exclusivos, poniendo el foco principalmente en la calidad de los mismos.

La firma cuenta con una ventaja estratégica clave a la hora de producir y seleccionar contenidos, ya que dispone de acceso a enormes cantidades de información sobre la actividad de los usuarios en la plataforma. Esto le permite a Netflix identificar cuáles son los gustos de los consumidores y las tendencias en la demanda. House of Cards es una de las producciones originales más exitosas de Netflix, y la historia detrás de su creación demuestra a las claras el valor de la información para las compañías en internet.

Desde el punto de vista financiero, los ingresos de Netflix crecen a un ritmo vertiginoso, aunque la performance de los márgenes de rentabilidad y los flujos de caja es bastante más incierta.

La compañía reportó ventas por 2.160 millones de dólares en el tercer trimestre de 2016; el dato representa un incremento de 36% frente al mismo trimestre de 2015. En moneda constante, es decir, ajustado por el impacto de las fluctuaciones en tipos de cambio, el aumento de la facturación fue de 39% anual.

El negocio de Netflix está madurando en Estados Unidos, esto significa una desaceleración de las tasas de crecimiento en ese mercado, aunque los márgenes de rentabilidad aumentan en forma consistente. El margen de contribución en Estados Unidos fue de 36,4% sobre la facturación en el tercer trimestre de 2016, un aumento considerable en comparación con el 32,4% en el tercer trimestre de 2015. El management de la compañía confía en que el margen de contribución en Estados Unidos debería alcanzar niveles cercanos a 40% sobre la facturación para el año 2020.

En mercados internacionales, Netflix está invirtiendo agresivamente en contenidos, marketing, y tecnología para su expansión global. Esto está teniendo su impacto sobre los costos, y la compañía está perdiendo dinero en este segmento, situación que probablemente no va a modificarse a mediano plazo.

En la medida en que se enfoca en producciones originales, esto tendrá efectos negativos sobre los flujos de caja del negocio, ya que la firma necesita realizar grandes erogaciones de efectivo para financiar estas producciones. En cambio, los costos de licenciamiento de contenidos de terceros suelen distribuirse en forma espaciada a lo largo del tiempo.

Teniendo en cuenta estos factores, Netflix es claramente la apuesta más directa y de alto crecimiento en el negocio de la TV online. Por otro lado, tanto los márgenes de rentabilidad como los flujos de caja del negocio se encuentran bajo presión, lo cual es un factor de incertidumbre considerable para los inversionistas en la compañía.

 

El líder en publicidad online

Alphabet es la compañía dueña de Google, además de una amplia variedad de negocios de alta innovación tecnológica en segmentos como cuidados de la salud, internet de alta velocidad e incluso exploración del espacio exterior, entre otros. Cuando se trata de capitalizar la publicidad en internet, ya sea en videos o en otros formatos, Google es el líder indiscutido en el negocio.

Su plataforma de videos YouTube ha alcanzado una escala gigantesca entre los consumidores en el rango de edad de 18 a 34 años. Según el management de la compañía, solamente teniendo en cuenta los dispositivos móviles, YouTube cuenta con mayor alcance que cualquier cadena de TV en Estados Unidos, incluyendo tanto TV abierta como de cable en ese segmento demográfico.

Además de su posición dominante en publicidad online, Alphabet está explorando la posibilidad de monetizar YouTube mediante suscripciones. La compañía lanzó recientemente el servicio YouTube Red en algunos mercados puntuales, el cual ofrece contenidos exclusivos y un acceso a los contenidos tradicionales de YouTube en forma libre de publicidad.

Ampliando su apuesta al negocio de video online, Alphabet está trabajando con CBS (CBS), Disney (DIS), Twenty-First Century Fox (FOX) y otros jugadores del mercado en una posible alianza para transmitir vía YouTube los contenidos de los canales tradicionales de cable. El proyecto se encuentra todavía en etapa experimental, aunque parece una jugada inteligente.

Los canales tradicionales de TV se sienten amenazados frente al boom de la TV online y el impacto que pueden tener los jugadores como Netflix sobre el negocio de la TV paga. En el mismo sentido, Google, Facebook (FB), y otras plataformas de internet están atrayendo grandes sumas de dinero en el mercado de publicidad. Esto significa que las nuevas tecnologías representan un riesgo importante para los medios tradicionales, tanto en cuanto a ingresos por suscripciones como en función de los cambios en el mercado de publicidad.

Teniendo esto en cuenta, el nuevo proyecto de Google busca ser un puente para que los operadores de TV tradicional logren adaptarse a las nuevas tendencias de mercado mediante una plataforma establecida y enormemente popular como lo es YouTube.

De más está aclarar, Alphabet es una de las compañías más sólidas en el sector tecnológico, y cuenta con una abundante disponibilidad de recursos estratégicos y financieros. Se trata claramente de una apuesta más estable y predecible que Netflix, aunque también con un potencial de revalorización menos explosivo.

 

Un jugador disruptivo

Amazon es un jugador muy singular en el mercado de streaming de video. La compañía obtiene la mayor parte de sus ingresos del negocio de comercio online, además de una presencia creciente en el segmento de servicios de infraestructura para computación en la nube. Desde este punto de vista, la compañía no parece la apuesta más directa en el mercado de vídeo online.

Sin embargo, la firma está expandiendo rápidamente su plataforma online de videos Amazon Prime, y hoy en día es el segundo jugador en el mercado detrás de Netflix, tanto en lo que respecta a cantidad de usuarios como en función de la calidad de su biblioteca de contenidos.

Amazon Prime es un servicio de suscripción que ofrece diversos beneficios a los miembros, entre ellos envíos gratis de productos comprados en Amazon, streaming de música y los contenidos de videos online. Lo cual es muy interesante. Amazon no necesita operar rentablemente el negocio de video online por sí mismo, lo que le posibilita ofrecer una amplia biblioteca de contenidos a precios agresivamente bajos.

Amazon Prime le permite a la compañía generar fidelidad de clientes y consolidar su posición de liderazgo en la industria de comercio online. Además, los clientes de Amazon Prime compran más frecuentemente y por mayores montos en la plataforma comercial de Amazon, lo cual implica ingresos crecientes en el negocio de e-commerce cuando Amazon incrementa la base de suscriptores de Prime.

 

Los grandes jugadores

Netflix Arrancó como un negocio tradicional de venta de DVDs en el videoclub. Pero luego se transformó en pionero en la transmisión a través de la web. Hoy es líder mundial y la cantidad de suscriptores no para de crecer. Está en la etapa del desarrollo del negocio internacional. De a poco, los suscriptores extranjeros van equiparando en número a los de Estados Unidos.

Disney Es “la” empresa del entretenimiento en los Estados Unidos y no podía quedarse al margen de las nuevas modalidades. Sobre todo si quiere mantener el liderazgo entre los más jóvenes. Actualmente mantiene conversaciones para poder transmitir sus contenidos a través de YouTube, cuya empresa controlante es el gigante Google.

Amazon Si bien es la empresa líder de comercio online, también se metió en el negocio del entretenimiento a través de Amazon Prime. Se trata de una “cajita” que también permite acceder a gran cantidad de contenidos online, convirtiéndose en la principal competencia de Netflix. La empresa asegura que los suscriptores luego compran más cantidad en el portal de la empresa.

 

Dos operaciones para seguir de cerca

AT&T, más cerca de quedarse con Turner

Fue una de las noticias bursátiles del año y mostró hasta qué punto se entrelazan la industria de telecomunicaciones y el entretenimiento. AT&T y Time Warner cerraron un acuerdo por US$ 85.000 millones, lo que representa una de las más grandes transacciones en la historia de los medios de comunicación.

La operación con la que la compañía telefónica comprará a Time Warner fue ayudar a AT&T a expandirse más allá de servicios inalámbricos de telefonía e internet: al negocio de la programación.

Time Warner es la empresa matriz propietaria de CNN, TNT, HBO, los Estudios Warner Bros., y un número adicional de otros canales de televisión y sitios web.

AT&T, una compañía cuyo origen se remonta a la invención del teléfono, a finales del siglo XIX, es uno de los mayores proveedores de telefonía inalámbrica y servicio de Internet en Estados Unidos. Recientemente adquirió la empresa de televisión satelital DirecTV.

 

Al final, Viacom se quedó con Telefé

Luego de varios años de rumores de venta, finalmente fue un conglomerado norteamericano el que se quedó con el segundo canal de aire argentino, hasta ahora controlado por el grupo español Telefónica.

La transacción se habría cerrado en una cifra cercana a los US$ 400 millones. La compañía, propietaria de las señales Comedy Central, Nickelodeon y MTV, entre otras, le ganó la pulseada a Time Warner y Cisneros Group, que también pretendían quedarse con el canal.
El acuerdo se produce en un momento en el que los accionistas de control de Viacom y CBS, Sumner y Shari Redstone, han pedido a las dos compañías que consideren la posibilidad de una fusión. Ambas compañías han creado comités especiales de sus consejos para analizar el asunto.

Los negocios internacionales de Viacom han destacado positivamente en la compañía, que ha estado luchando para afrontar la disminución de los ingresos publicitarios. El lunes, Viacom nombró a Bob Bakish, el jefe de su negocio internacional, como director ejecutivo interino, a partir del 15 de noviembre.

 

Tags: ,

Comments are closed.